“12 horas para sobrevivir: El inicio”: De cómo empezó la segregación

Cuarta entrega de la saga iniciada en 2013 con La noche de la expiación (The Purge); esta vez su creador, James DeMonaco, se ocupa sólo del guion, y deja la dirección en manos de Gerard McMurray (del film de Netflix Burning Sands).

 

Aún con el cambio de director, el asunto no varía demasiado, y este nuevo film, más allá de ser un precuela, mantiene el mismo estilo de las entregas anteriores más ligadas al thriller, la acción, alejadas del terror directo de la original.
En efecto, 12 horas para sobrevivir: El inicio (The First Purge, 2018) nos cuenta cómo empezó esta idea de permitir un día al año todo sin tipo de crímenes sin penalidad para que la sociedad pueda desplegar sus instintos primarios, y mantenerse controlada durante el resto de los días.
Un futuro cercano muy similar a nuestro presente. Una crisis profunda, peor que la caída de Wall Street en 2009, y la asunción al gobierno de un partido (los Nuevos Padres Fundadores de la Patria) ultra conservador y panfletario. Comiencen a trazar paralelismos con Donal Trump.
El nuevo presidente propone un experimento mediante el cual, quienes deseen participar recibirán una suma de dinero a cambio, y serán trasladados a Stanten Island en donde se llevará cabo las mentadas 12 horas de purga. Además recibirán un dinero extra por mayor cantidad de purga.
Por supuesto que detrás de todo esto hay un engaño, y hasta la propia socióloga creadora del experimento (a cargo de Marisa Tomei) será engañada por un gobierno que sólo planea limpiar a la población de sus ciudadanos más bajos.
12 horas para sobrevivir: El inicio cumple con todas las reglas de una secuela/precuela básica. Misma estructura, mismo desarrollo, personajes peones poco desarrollados, e ideas nuevas que abundan. Hay dos tramos diferenciados, y mejora en su segunda mitad en la que intentará reparar varios mensajes que antes habían quedado confusos. Los fieles a este producto, felices.

POR QUÉ HAY QUE VERLA

  • Es una saga probada con un público fiel que la convirtió en un éxito indiscutido.
  • No defrauda a quienes hayan disfrutado, sobre todo, de los dos films anteriores.
  • El cambio de director no afectó a la franquicia y mantiene el estilo y estética intacto.

POR QUÉ NO HAY QUE VERLA

  • Nada nuevo bajo el sol.
  • Su necesidad de bajada de línea, además de confusa y contradictoria, es demasiado obvia y carente de sutilezas u originalidad, tanto que vuelve al desarrollo algo inverosímil.
  • Su duración escaza se hace pesada, y la falta de una buena creación de personajes no ayuda a generar la empatía necesaria.

FICHA

Título: 12 horas para sobrevivir: El inicio

Título original: The First Purge

Año: 2018

Duración: 97 minutos

Dirección: Gerard McMurray

Intérpretes: Y’lan Noel, Lex Scott Davis, Joivan Wade, Marisa Tomei

 

por Fernando Sandro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *