#33mdqfest: Inuyashiki

Panorama Hora Cero
JAPÓN, 2018 127’
Dirección: Shinsuke Sato
Intérpretes: Noritake Kinashi, Takeru Satoh, Kanata Hongo, Fumi Nikaido, Ayaka Miyoshi

Por: Ayi Turzi

Shinsuke Sato ya ha adaptado varios mangas a la pantalla grande: Gantz, I Am a Hero, Death Note y Bleach, por ejemplo. En Inuyashiki toma la obra de Hiroya Oku en el que un sumiso y tímido padre de familia y un estudiante lleno de odio quedan expuestos a la caída de un meteorito que les otorga poderes. Mientras el hombre los utiliza para hacer el bien, el joven se dedica a hacer daño, diferencias que no demorarán en generar un enfrentamiento entre ambos que destruirá media cuidad.
Una de las principales fortalezas de Inuyashiki, más allá de similitudes o diferencias con el manga, es que es una historia terriblemente profunda. No es un vacío enfrentamiento lleno de VFX, habla de los traumas, las inseguridades, el amor propio, el desprecio. Y cómo dos personas pueden reaccionar a los mismos desplantes desde dos perspectivas opuestas: construir vs. destruir.


Todos los personajes tienen profundidad, se sienten humanos, complejos, dándole al protagonista un contexto en el que es muy sencillo empatizar con él, y poniéndole enfrente un antagonista igual de poderoso pero con una energía malvada que roza lo sádico. Si: tiene todo aquello que le falta a gran parte de las películas de superhéroes basadas en cómics estadounidenses que se estrenan cada tres meses. Es más, la podemos definir como “todo aquello que quiso ser Batman vs Superman y no pudo”
El apartado visual es hipnótico. Antes del incidente del meteorito el arte y la foto se encargan de delinear cada espacio para que acompañen a los personajes en el campo emocional. Y cuando del enfrentamiento en si se trata, los efectos y colores, alejados de cualquier intento de oscuridad, son un festival de luces, estallidos y chispazos. Recomendación: si ven un torrent por ahí no la descarguen. Denle tiempo a ver si llega a salas comerciales, realmente vale la pena verla en grande.


Y lo más importante quizás, es la transformación de nuestro héroe: de una criatura gris, apagada, con los días contados pasa a ser el salvador de la ciudad, confirmando una premisa esperanzadora sobre las condiciones heroicas que todos guardamos dentro nuestro y que estan latentes, a la espera de cualquier excusa, para poder salir a la luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *