A lo Mad Max: Córdoba postapocalíptica

Córdoba siempre dice presente en el Buenos Aires Rojo Sangre tanto en las competencias de largometrajes como en los diferentes panoramas de cortos. En esta oportunidad Ayi Turzi tuvo la posibilidad de conversar con Eric Fleitas y Luciana Garraza, que vienen preparando Carroñapelícula post apocalíptica que reúne elementos de varios géneros. ¿Vieron que no todo es cuarteto y fernet?

 

 

Cine Fantástico y Bizarro: ¿Qué es y cómo surge Carroña?
Eric Fleitas: Carroña es una película que aglomera varios estilos dentro del cine de género, es una historia que se desarrolla en un contexto post apocalíptico, con una fuerte referencia en la estética de Mad Max. Pero a su vez incluimos algunos elementos del western, gore y trash cinema, una película que sin querer se ubica cómodamente dentro del pink violence. La peli surge como proyecto de tesis de cine en primera instancia, la idea era hacer un cortometraje, que tiraba más a mediometraje, pero decidimos darle para adelante a la producción de lleno y jugarnos por hacer un largometraje, ya que el guion que veníamos desarrollando cubría ampliamente esa categoría en cuanto a la duración. Finalmente al sumarse tanta gente externa al reducido grupo de tesis que inicio el trabajo, se terminó llevando a cabo el proyecto por fuera del ámbito académico.

CFyB: ¿Cuánto tiempo llevan desarrollando el proyecto? ¿Cuáles son las principales dificultades que han tenido para llevar el proyecto adelante?
Luciana Garraza: La idea surgió en una noche de verano de 2013 e inmediatamente comenzamos a escribir el guion (proceso que nos tomó año y medio hasta tener una primera versión finalizada con la cual salimos al ruedo), a su vez comenzamos con la preproducción de nuestro teaser, que se grabó en mayo de 2014, con la idea de conseguir financiamiento, lo que nos facilitó los medios, locaciones, estadías, comida y transporte para grabar la primer etapa, que se llevó a cabo en la localidad de Embalse de Rio III, dentro del predio de “Los hoteles de la nación” más específicamente en el “Hotel  5” , un viejo edificio colosal de la época peronista que está totalmente en ruinas. Allí estuvimos alrededor de un mes armando la puesta en escena, espacios de trabajo como talleres de arte, vestuario, maquillaje, arte y fx, dirección y montaje y el equipo estuvo conformado por alrededor de quince técnicos y veinte actores entre principales y extras.
EF: La principal dificultad que hemos tenido fue obviamente el dinero, ya que no contamos más que con la ayuda que nos brindó en la primera etapa la municipalidad de Rio Tercero, luego nos autofinanciamos a través de la organización de eventos y alquiler de barras. Otra dificultad muy importante se dio en la segunda etapa del rodaje, la cual se realizó al norte de la provincia en la zona de las salinas. Allí el clima era totalmente hostil e impredecible, sumado a las dificultades de coordinar un equipo técnico y actoral (que en su mayoría trabajaron ad honorem) para poder viajar las fechas que se le solicitaba particularmente a cada uno. Las dificultades climáticas y de disponibilidad de actores o técnicos hizo que ese proceso se dilatara aproximadamente un año y medio.

CFyB: ¿Cuáles son las expectativas sobre distribución y exhibición?
EF: Hasta el momento lo único en concreto es el estreno de la película en el festival Rojo Sangre, por lo que estamos laburando a mil para llegar a estrenar en la edición de este año. De allí en más esperamos concretar algunas negociaciones que se esbozaron en una edición del Blood Window con algunos distribuidores, pero aun nada en concreto porque tenemos un gran trabajo que hacer al respecto en cuanto terminemos la película.

CFyB: ¿Cómo ha sido históricamente su vínculo con el cine? ¿Y el vínculo de su entorno con el cine?
LG: Desde siempre tuve interés por el cine de clase B, el cine trash y el gore. Haciendo algunos cortos y video clips durante el cursado de la tecnicatura donde conocí a Eric y Sheila con quienes colabore en muchos proyectos y con quienes termine llevando adelante este proyecto.
EF: Lo mío viene de pibe con pelis como RobocopTerminatorVolver al futuroMad Max y una pasión por el comic nacional “Cazador”, de allí surge el interés y la necesidad de aprender a hacer películas e intentar explorar las texturas del cine que de pibe me volaba la cabeza.

CFyB: ¿Cómo es en tu zona la oferta académica en el rubro audiovisual? ¿Ha crecido, se ha profesionalizado?
LG: Actualmente en Córdoba Capital la oferta ha crecido bastante, tanto por el sector estatal como por el privado, habiendo también ahora un polo audiovisual que busca impulsar la producción local y una plaza de técnicos y realizadores bastante amplia, lo cual retroalimenta ese crecimiento.

CFyB: Cuando uno piensa en Córdoba cae en determinadas imágenes: fernet, cuarteto. ¿Estas temáticas suelen aparecer en el cine local o los realizadores intentan despegarse de ello?
EF: No siempre, esos elementos tan característicos se podrán ver en realizaciones como De Caravana del director Rosendo Ruiz, pero se debe también al contexto en sí de la historia que es el baile cordobés. Por fuera de eso no es algo recurrente, aunque en Carroña si habrá alguna referencia al respecto, nuestra intención es dejar en claro que esta historia sucede en una Córdoba post apocalíptica.

CFyB: ¿Cómo se organiza la exhibición localmente y cómo creen que podría mejorar?
LG: Actualmente se están gestando nichos como festivales (este año se realiza la IV edición del festival Terror Córdoba, que nuclea obras de terror, cine fantástico y bizarro) y nuevos espacios públicos para la difusión de las obras, como el centro cultural Córdoba. Creemos que se está trabajando en la mejoría constantemente, por lo que solo queda seguir obrando por el crecimiento de la industria audiovisual local y sobre todo en la producción de cine de terror y fantástico.

CFyB: ¿Hay algún tipo de imaginario general o recurrente que puedas ver en las producciones locales? ¿Suelen anclarse más en la identidad local o en referentes extranjeros?
EF: Lo que hemos visto de las producciones locales es un anclaje más en la identidad local, Carroña por su parte toma muchas referencias del cine extranjero y las matiza con la representación local, como el vehículo, que es una Coupé Torino, bebidas como la ginebra, la Mona Gimenez, etc.

CFyB: ¿Hay algún movimiento o impulso del cine de género o las propuestas locales tienden más al realismo?
LG: Las propuestas locales tienden más al realismo aunque hay apuestas independientes como la nuestra, la película Animal Moribus de Octavio Revol o Las máquinas del cielo de Carlos Bocardi. Por lo que estaría bueno ver que se incluya a este tipo de producciones dentro de los planes de fomento, aunque no queremos dejar nada por sentado, ya que el polo Audiovisual de Córdoba, por ejemplo, es muy reciente y con un plan de fomento muy interesante que se muestra en una permanente expansión.

CFyB: ¿Cómo ven el futuro del cine de género nacional?
EF: Lo vemos muy promisorio, películas recientes como Aterrados de Damian Rugna o la ya de culto Daemonium de Pablo Pares muestran una alta calidad final del producto lo cual demuestra cuán aptos estamos por estas latitudes para hacer películas de este tipo, y si el enfoque estatal se ampliara para estos márgenes se beneficiaría aún más al desarrollo.
LG: El futuro es positivo y se ven venir cada vez más realizaciones y mejores unas que otras. La rueda comenzó a girar y creemos que no se detendrá.

Agradecemos a Eric y Luciana por la predisposición, la buena onda y sobre todo la primicia: ¡Si los planetas se alinean vamos a poder disfrutar de Carroña en el Rojo Sangre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *