Animal Moribus: una fábula cordobesa

Dejando de lado Buenos Aires, Córdoba es la provincia más prolífica en lo que a producción de cine de género autogestionado se refiere. Muchas películas gestionadas en la tierra del Fernet han sido estrenadas en el Buenos Aires Rojo Sangre, quienes además tienen sus propios festivales y muestras con importantes convocatorias a nivel nacional.

Lo que nos convoca en esta oportunidad es el estreno online de Animal Moribus, que ha pasado por la pantalla de nuestro querido festival y finalmente está en internet para todo el pueblo, luego de su recorrida festivalera.

La historia nos presenta a un misterioso científico loco que experimenta en fusiones entre hombres y animales, puntualmente sobre linyeras “levantados” de la calle. El último linyera devenido en engendro deforme se escapa y se cruza con un par de amigos y una pareja que convergen en un paraje alejado, del cual desconocen con precisión dónde se encuentra o cómo se llama.

La trama puede desconcertarte un poco si le das play esperando un guión clásico. Al principio parece que va a desarrollarse en un sentido, en espacios cerrados, con iluminación artificial y elementos de ciencia ficción que incluyen científicos locos y animales “intervenidos” (destacable el nivel de realización de las maquetas). El resto de la película se desarrolla en escenarios abiertos, vinculados a la ruta, al tránsito y en campos a cielo abierto y se acerca más al slasher, a manos de este monstruo mutante sediento de violencia, sangre y tripas.

A pesar del cambio de foco, la intriga se vuelve interesante como para engancharte y esto es gracias al vínculo que comienza a desarrollarse entre los personajes que, por diferentes motivos, caen a este extraño paraje.

El gran diferencial de Animal Moribus sobre producciones similares es su calidad visual. Destacan las diferentes paletas elegidas para cada espacio, la fotografía sobre todo de la escena inicial y todo lo relativo a maquillaje y utilería. Hay una intención clara de marcar la diferencia y no caer en la bizarreada. Que si bien las bizarreadas son válidas (yo las amo), un producto autogestionado que apunte a una prolijidad superior no solo alegra los ojos, sino que además sube la vara de las producciones independientes.

Animal Moribus se construye así como una historia de gente que está en el momento equivocado en el lugar erróneo, a merced de una criatura sanginaria. La otra intriga que se plantea es cuál es ese lugar. Pero eso quedará a criterio de cada espectador.

¡Disfrútenla que está online y el mundo no se termina en Netflix!

por Ayi Turzi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *