Atómica: Charlize Theron no se rapa pero igual patea traseros

Atómica (Atomic Blonde, 2017)

Dirección: David Leitch

Historia y Guión: Antony Johnston y Sam Hart (autores de la novela gráfica The Coldest City) y Kurt Johnstad.

Duración: 115 minutos

El contexto apropiado, un elenco impecable, un director prolijo, y una estética y banda sonora a la altura de lo esperado, son los condimentos explosivos para una de las mejores películas de acción del año. La femme fatale ha vuelto en forma platinada, más sensual y peligrosa que nunca.

El argumento:

La agente del MI6 Lorraine Broughton (Charlize Theron) cuenta desde una sala de interrogación, frente a su superior Eric Gray (Toby Jones) y al director de la CIA Emmett Kurzfeld (John Goodman), lo sucedido en su más reciente misión en Berlín durante la Guerra Fría. En dicha misión Lorraine es enviada a recuperar una lista que contiene las identidades de todos los agentes secretos involucrados en este conflicto. Su contacto en el lugar, el agente David Percival (James McAvoy), le advierte que también deberán sacar con vida al agente de la Stasi conocido como Spyglass (Eddie Marsan), quien posee la lista en su mente debido a su gran memoria fotográfica.


Qué encontrarán en el cine:

Belleza y acción combinadas de buena forma. Las actuaciones son un punto clave, donde Theron demuestra que el género le queda de maravilla y su sensualidad dejará a más de uno al borde del infarto. Por su parte, McAvoy sigue tomando buenos papeles y Percival le queda a la medida (rudo, desfachatado, inteligente y rústico). La dirección de fotografía de Jonathan Sela es magistral, con unas paletas de colores fríos dignos de admirar que ayudan a resaltar colores opuestos de manera pictórica. La banda sonora a cargo de Tyler Bates, con canciones colocadas con precisión quirúrgica y que impactan en los oídos nostálgicos, es un punto altísimo. Un director que mueve la cámara en gran coordinación con las coreografías y las persecuciones, mezclando planos secuencia y variedad de tamaños de planos en gran forma. Un guión interesante y crudo con buenos giros argumentales; posiblemente lo menos destacado sean los paréntesis entre las escenas de acción, que parecieran no aportar significativamente al relato y llevan a extender por demás la duración del mismo. El contexto de la Guerra Fría está aprovechado al máximo, dándole una impronta muy marcada sobre el impacto histórico que vivieron los países europeos. Una película que sin dudas es una montaña rusa de emociones, tiros, espías por doquier, piñas, autos volando y una rubia que los va a dejar sin aliento.

Qué aprendí con esta peli:

  • Charlize es la Wonder Woman (2017) platinada.
  • Si se enamoraron de Furiosa, van a pedirle matrimonio a la agente Lorraine.
  • Por fin una película que cumple lo que promete.
  • Un vaso de vodka por favor.
  • A-TÓ-MI-CA se dice A-TÓ-MI-CA.
  • No ingerir alimentos antes de ver una película en 4D.
  • ¿Vieron toda esa radio descompuesta de Escuadrón Suicida (Suicide Squad, 2016)? Bueno, acá la arreglaron y suena genial.

Datos curiosos:

  • El director Leitch ha sido gran parte de su vida doble de riesgo y es su primera dirección en solitario (su anterior trabajo fue co-dirigiendo John Wick (2014).
  • Un rodaje con actores accidentados: Charlize se rompió dos dientes; McAvoy llegó con su mano lesionada tras el rodaje de Split (2017) y debió rodar sus escenas de acción con dicha lesión a cuestas.
  • La actriz pasó cinco años desarrollando este proyecto.
  • La película está basada en la novela gráfica británica de 2012 La ciudad más fría (también fue el título tentativo que finalmente se descartó para el filme).
  • Los relojes de lujo suizos que aparecen en la película son Carl F. Bucherer. Ell director es un embajador de la marca y son utilizados por Keanu Reeves en John Wick.
  • El filme también actúa Sofía Boutella, conocida por su papel como Gazelle en Kingsman: El servicio secreto (Kingsman: The Secret Service, 2014).
  • Toda la película está filmada en diversos lugares de Hungría, Alemania e Inglaterra.

Experiencia 4D:

La película se va a poder disfrutar en las nuevas salas de cine 4D. Estos cines son una experiencia única para el espectador ya que las butacas tienen movimiento, disparan aire y salpican agua, haciéndonos formar parte de lo que estamos viendo como nunca antes. Si tienen la oportunidad, recomiendo acercarse a una de estas salas y vivirlo por uno mismo. Cuanto más movida sea y más efectos tenga la película, mejor. Una nueva y entretenida manera de disfrutar el cine llegó para quedarse.

por Gabriel Farisello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *