Bruno Motoneta: a todo motor

De la misma gente que nos trajo la trilogía de Plaga Zombie llega Bruno Motoneta, una aventura pensada para toda la familia en la que no faltarán varios de los sellos distintivos de los muchachos.

Hablar de Pablo Parés y su gente es hablar de un pedazo de la historia del BARS. Los inicios tanto del festival como de la carrera de estos chicos, quienes querían realizar ellos mismos el tipo de películas que veían cuando eran chicos, están entrelazados. Durante años, el Buenos Aires Rojo Sangre sirvió como ventana (muchas veces exclusiva) para ese tipo de películas, cuando hablar de cine de género nacional estrenado en salas comerciales, era algo impensado.
Tal como había sucedido con 100% Lucha: El amo de los clones, Bruno Motoneta se enmarca dentro del género familiar pero sin que Parés deje de lado el estilo que lo hizo popular.
Hay muertos, muertos vivos, y hasta hay vísceras, pero (casi) no hay sangre. Lo que abunda es el espíritu lúdico. Bruno Motoneta se diferencia de la secuela del film con los héroes del catch en la lógica mayor libertad creativa, al no tratarse de una propuesta enmarcada dentro de una franquicia ya establecida.Los ex Violetta  Facundo Gambandé y Cande Molfese protagonizan como Bruno y Auxilio.
Bruno es un adolescente preocupado por ir a bailar y cumplir con los pedidos de su motoneta delivery para “Extraordinarios objetos”. En uno de esos encargos, termina descubriendo a un científico (Fabio Alberti) y su ayudante Auxilio, quienes poseen unas gotas capaces de revivir a los muertos, enteros o por partes. Justamente, sus tíos, Claudio Rissi y Mirta Busnelli, brillantes, necesitaran de esos “servicios”, el primero para recuperar a su perrito embalsamado, la segunda porque tuvo un pequeño y trágico accidente doméstico.
Sumémosle una banda de polizontes alienígenas encabezados por Esteban Prol y Brian Bulley (¿Sabías que si te apellidas García lo más probable es que seas de otro planeta?), una curadora de arte mezcla de Madonna con Marta Minujín a cargo de Divina Gloria, y un desopilante crítico de arte interpretado por el astro del BARS Vic Cicuta, el plato delirantemente divertido está servido.Bruno Motoneta recupera un estilo de películas de los años ’80 y principio de los ’90, que se permitían mezclar un espíritu infantil con argumentos que se adentraban el terror. Clásicos imbatibles como Monsters Squad, Little Monsters y Shrunken Heads nos vienen a la cabeza.
Si a eso le sumamos homenajes a Critters, MIB, La cosa del pantano, Frankenstein, y por supuesto, Re-Animator; no podemos pedir más.
Orgullosamente Clase B, no por eso, resigna apartados técnicos destacables tanto e una colorida fotografía, efectos especiales deliberadamente artesanales pero correctos, y un montaje muy fluido.
A los sobresalientes Gambandé (que ya se había lucido en Cantantes en Guerra) y Molfese, con una química excelente; se le suma un elenco secundario notable, totalmente entregado a la diversión.
Sin lugar a dudas, Bruno Motoneta es una fiesta.POR QUÉ HAY QUE VERLA

 

  • Es una propuesta muy divertida tanto para chicos como adultos.
  • Un gran homenaje a esas películas que veíamos de chicos.
  • Un maravilloso delirio que suma un gran elenco y correctos rubros técnicos.

POR QUÉ NO HAY QUE VERLA

  • Unos poquísimos diálogos se encuentran fuera del tono familiar general.
  • No es para chicos muy chiquititos.

FICHA:

Título: Bruno Motoneta

Año: 2018

Duración: 81 minutos

Dirección: Pablo Parés

Intérpretes: Facundo Gambandé, Cande Molfese, Mirta Busnelli, Claudio Rissi, Esteban Prol, Fabio Alberti, Brian Bulley, Divina Gloria, Vic Cituta.

por Fernando Sandro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *