Creepypastas en el cine

Slender man, uno de los estrenos de esta semana, toma un famoso creepypasta y lo lleva a la pantalla grande. Pero tranquilo, no te sientas fuera de onda, en esta nota Ayi Turzi te cuenta qué son los creepypastas y qué trasposiciones al cine ya existen.

En primer lugar tenemos que aclarar de qué estamos hablando, si. Los creepypastas son historias de terror breves, que circulan de foro en foro con la intención de asustar a los lectores. Su nombre deriva de “copypaste” (copiar y pegar, que es lo que se hace con los textos) y “creepy” (horripilante, pavoroso). No se reconocen a si mismos como ficticios, sino que se pretenden reales y estan acompañados por supuestas pruebas: fotos, videos y audios muy probablemente adulterados (no matemos la ilusión de los que creen en ellos, seamos buenos entre nosotros). Claro que cuanto más joven era internet y menos calidad tenían los archivos multimedia mayor credibilidad podían conseguir las historias: hoy casi todo es comprobable. Vamos a ilustrar el concepto con uno de los más conocidos: el suicidio de Calamardo. Noten cómo la narración, generada digitalmente a través del software Loquendo cumple una doble función: despersonaliza la voz que cuenta la historia y la coloca en el campo de lo anónimo, además de abrir la posibilidad a cualquier adolescente aburrido con acceso a internet a generar su propia historia cumpliendo ciertos “requisitos” de identidad.

Los creepypastas como tal tuvieron su auge años atrás. Ahora siguen circulando pero básicamente en formatos audiovisuales, sin el texto por escrito que cuenta la historia y les dio nombre. Muchos se basan, como el de Calamardo, en leyendas sobre episodios perdidos o mensajes ocultos en series o películas, pero a la inversa han sido realmente pocos los mitos o personajes que han llegado a la pantalla en forma de ficción.

Teketeke

Trata sobre una chica asustadiza, víctima del bullying, a quien sus compañeros pusieron un bicho en el hombro mientras esperaba el tren y del susto se tiró a las vías, siendo arrollada por la formación que la cortó a la mitad. “Teketeke” hace referencia al sonido que hace al desplazar con los brazos su torso cuando merodea por las estaciones de tren en busca de víctimas a quienes matar con su guadaña (de dónde sacó una guadaña no lo sabemos, no pregunten).

La versión fílmica es japonesa, del año 2009. Fue dirigida por Kôji Shiraishi y tuvo una secuela el mismo año, llamada…Teketeke 2. Está completa en youtube con subtítulos en español.

Jeff the killer

La leyenda indica que Jeff, un adolescente problemático, queda con severas quemaduras en su rostro luego de un confuso episodio y mutila su propia cara para tener siempre una sonrisa y los ojos bien abiertos. Y por supuesto, mata gente.

Hay una película independiente sobre el personaje y también, creepypastas sobre una supuesta película que nunca fue estrenada.

Smiley

La pelicula de 2012 está anclada en un mito de la web que no es precisamente un creepypasta, pero creemos que aplica. Se supone que, si en la plataforma Chatroulette (videochats aleatorios con otros usuarios en linea), te toca un usuario que te cae mal, podés escribir tres veces en el chat “lo hice por los lulz” y un sujeto con una mascara de piel sonriente aparecerá en su casa para matarlo (¿esto explica la muerte de Nisman?)

Dirigida por Michael J. Gallagher, cuenta “lo de siempre”: un grupo de chicas que juega a ver si el mito es cierto y se les pudre todo.


Si hay muchas otras películas basadas en leyendas urbanas no nacidas precisamente en internet, como Sé lo que hicieron el verano pasado (1997) o La bestia bajo el asfalto (1980). ¿Qué dicen? ¿Hacemos una nota sobre esas películas o nos ponemos a laburar en serio? Los leemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *