Deodato Holocaust: Nadie está a salvo

por Santiago Gonzalez

Ruggero Deodato, ¿genio? ¿Chanta? ¿Un director con una mirada personal sobre el cine? ¿U otro director todo terreno del cine de explotación italiano? Esas preguntas no se hace el director brasilero Felipe M. Guerra en este documental de poco más de sesenta minutos que se centra en la carrera de uno de los directores más polémicos que apareció en la industria italiana.

Conocido mundialmente por Canibal Holocaust (1979), película que lo ha perseguido hasta la actualidad, este documental deja para lo último esa obra para concentrarse en la persona. Se trata del mismo Deodato contando sobre su vida en una sala de cine cuando fue invitado en el Festival internacional de cine fantástico de Porto Alegre en el 2017.

Este documental hecho por los mismos responsables del recomendable FantastiCozzi (2017), sobre la carrera del director italiano Luigi Cozzi, tiene a su favor que escapa del sensacionalismo de Holocausto Caníbal, porque sabe que el director es más, que tiene una larga trayectoria que es igual o más valiosa que aquella película. Sabiamente su director se centra más en los comienzo de Deodato, busca hacer una radiografía de las influencias que lo llevaron a terminar haciendo el clásico del cine de caníbales. Primero centrándose en como lo impacto el neorrealismo italiano, sobre todo el cine de Roberto Rosellini y el uso de imágenes fuertes, luego pasando por sus primeros pasos en la dirección, hasta convertirse en un director todo terreno, de hecho cuando filmo Holocausto Canibal Deodato ya llevaba quince años y más diez películas a sus espaldas.

La última parte del documental es cuando el director empieza a contar anécdotas del rodaje de Holocausto, pero lo que ofrece no tiene nada nuevo, de hecho cualquiera que conozca todo lo que pasó antes, durante y después le va a aburrir. Más interesante es verlo hablar, hay algo de que uno puede creer que este viejito haya hecho una película tan salvaje, violenta y perturbadora. Incluso hay cierta violencia que oculta, como si se tratara de un gruñón, que se enoja y arruina todo por su temperamento.

Si uno entra al cine de Deodato es lógico que lo primero que se vea sea Holocausto Caníbal, pero este director, que no se ve a sí mismo como un maestro del terror y que apenas vio los grandes clásicos del género, tiene mucho que ofrecer en su filmografía. Una carrera llena de variedad, con una mirada personal. Que la sangre y la violencia no les tape los ojos para poder descubrir a un genio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *