Duérmete mi niño, duerme mi sol… ¡SI PUEDES!

En la línea de la exitosa y aplaudida Babadook, llega en junio a los cines argentinos el nuevo suceso mundial de terror: Hereditary. Antes que la presencia constante de muertos en cada reflejo, en cada rincón, en cada esquina, comiencen a perturbarte, Walter Pulero te cuenta de qué va la llamada Exorcista de a la Generación Z.

 

LA HISTORIA

El último Festival de Sundance regaló a sus privilegiados asistentes lo que probablemente sea la mejor película de terror del año. Alejado de lo que acostumbra a proyectar en sus pantallas, el certamen logró cautivar a los espectadores y matarlos de miedo con Hereditary.

La historia es así: Annie (una increíble Toni Collette) está casada y tiene dos hijos. Su infancia junto a su autoritaria madre no fue fácil; su muerte es una oportunidad para dar vuelta la página e intentar reponerse de esa pérdida. Pero en el mismo momento en que se trasladan a la casa familiar heredada, sus dos hijos, Charlie (Milly Shapiro) y Peter (Alex Wolf), comienzan a sufrir episodios paranormales. Annie deberá descubrir un legado repleto de secretos para evitar que sus hijos corran un siniestro destino.

Escrita y dirigida por Ari Aster (joven neoyorquino ex alumno del American Film Institute, que ya sorprendió en 2011 con el cortoThe Strange Thing About the Johnsons), alcanzó a sacudir con gritos y rostros desfigurados a la crítica del Festival de Sundance de este año, más aún por el hecho de que se trata de una ópera prima. La propia prensa invitada proclamó que la película va muy en línea con Babadook (Jennifer Kent, 2014), El bebé de Rosemary (Rosemary’s Baby, Roman Polanski, 1968), El resplandor (The Shinning, Stanley Kubrick, 1980) y El culto siniestro (The Wicker Man, Neil LaBute, 1973), clásicos del terror psicológico que llegaron a perturbarnos por varios días.

 

EL PÚBLICO Y LOS PREMIOS

Producida por los responsables de la espeluznante La Bruja (The Witch, Robbert Eggers, 2015), promete hacernos vernos a nosotros mismos, y encontrarnos con los inevitables males que heredamos de nuestros padres. Está comprobado que el subgénero del cine de terror con casas encantada es uno de los más sólidos, y que se encuentra instalado de forma sólida en la cultura de nuestras tierras. Y muy a pesar de que podemos llegar a creer que el recurso es repetitivo, siempre existe un público nuevo dispuesto a sufrir en sus manos.

Y si hablamos de premios, con el camino ya abierto por La forma del agua (Shape of Water, Guillermo del Toro, 2017), y ¡Huye! (Get Out, Jordan Peele, 2017) en los Oscars, no suena descabellado que esta película pueda colarse en alguna de las nominaciones. Incluso para Toni Collette, cuya actuación ya catalogan como magistral y brillante, en esa interpretación de una madre asediada por el mal recuerdo de su familia. Curiosamente la única nominación de Collette para llevarse el premio de la Academia, fue por su papel secundario en Sexto Sentido (1999) de ‎M. Night Shyamalan, otro film acerca de sucesos paranormales, cuyo estreno provocó un fenómeno de público y fue alabado por la crítica.

Palomas que se abalanzan, una casa de muñecas cobrando vida, niños poseídos… Todo eso y más podemos encontrar en el universo de Hereditary. El tiempo dirá si llega a convertirse en un clásico del género. Por el momento, promete ponernos los pelos de punta y no dejarnos dormir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *