Gervasio te critica: Deadpool 2

Algunos dicen que las segundas partes no son buenas. No se de dónde salió ese mito. Ni me gasto en googlearlo, porque después de ver Deadpool 2 puedo decir que eso ya no sirve. Esta nueva historia del mercenario bocazas es demasiado genial. Llena de humor, te divierte desde el comienzo; aunque se atreve a pasar por tintes de emoción. Podría decir que Ryan Reynolds lo hizo de nuevo y consiguió que el personaje de comics cobre vida una vez más, esta vez sumergido en una historia familiar, como él mismo la anuncia. Las expectativas generadas por los trailers y por los videos virales son bien respondidas.

Tiene escenas de pelea muy interesantes que por momentos te hacen entrecerrar los ojos de lo “asquerosas” o dolorosas que son las situaciones. Algo ya visto en la primera entrega y que funcionó tan bien. En estas mismas escenas se puede ver el ojo particular del director David Leitch, quien supo darles la misma carga de adrenalina que a las de John Wick.

Algo que me llamó mucho la atención y que me hizo marcar más de una sonrisa fue la distribuida cantidad de referencias y cameos a diferentes elementos de la cultura pop, sobre todo de los comics. Hay un villano secreto (para algunos no tan secreto) que se lo menciona en la primera parte de la película y que a mitad de ésta aparece generando por dentro saltos de felicidad.

Voy a hablar ahora de los nuevos personajes que aparecen y que fueron presentados en su momento en los trailers. La genial interpretación de Josh Brolin como Cable hace que lo queramos ver todo el tiempo en pantalla, sobre todo junto a Deadpool. Contando una historia diferente a la conocida, Cable viaja en el tiempo para capturar a alguien que arruinará su futuro. El personaje de Dominó trae momentos brillantes de acción generando expectativas cada vez que aparece. La intervención de los miembros de la X-Force se lleva mis aplausos y eso es todo lo que voy a decir.

Por último, la música está brillantemente puesta en cada lugar. Es como si lo hubiera musicalizado un DJ de radio FM a principio de los ´90. Quien tome esto como una ofensa o como una burla, que venga a hablar conmigo porque defiendo esa música a patadas ninjas. Un dato más: si van a verla, quédense a ver las escenas post-créditos que no tienen ningún desperdicio. Son risas extras después de haber disfrutado tanto durante toda la película. Todo lo que pasa suma y mucho.

Si fuiste a ver Avengers: Infinity War y vas a ver Deadpool 2 con la intención de encontrar algo parecido, ya estás pensando fuera del tarro. La última de los Vengadores fue tan suprema que hacía falta algo distinto, pero con una calidad increíble como para seguir sintiéndonos bien. Deadpool 2 es una película de humor. Es una película sobre la familia. Es una película con amor y con violencia en cantidades iguales. Es una película de personajes de comics. Es una película distinta a las de su género. Es todo eso junto. Es una película des-generada.

Mi puntaje: Un plato lleno de chimichangas con una cerveza bien helada.

 

Gervasio Garmendia, crítico de cosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *