Guía increíble para un estreno increíble

Bob, Helen, Violeta, Dash y Jack Jack no son una familia cualquiera: tienen superpoderes y son prácticamente los únicos seres humanos de las películas Pixar. Con la llegada de la secuela de la historia del 2004, CFyB y Nicolás Mancini te traen un manual para que te nutras de toda la info que tenés que saber sobre estos particulares superhéroes.

 

Si usted es un millennial, quizás sea el momento de dejar de imaginarse a Frozono con la voz de Rubén Rada o a Edna Moda con la de Favio Posca. Los Increíbles regresan y lo hacen unos minutitos después del final de la primera película, aunque hayan pasado algo así como catorce años. Desde el estreno de Up (2009) que Pixar no presenta una historia protagonizada por humanos y qué mejor que con una de las dos grandes secuelas con las cuales planean continuar el exitoso legado de Coco (2017).

 ¿Cuántas veces viste Los increíbles?

Bob, Helen, Violeta, Dash y Jack Jack Parr son una familia de superhéroes. Cada uno tiene un poder diferente, salvo el más chiquito de todos, que tiene confusas habilidades. En cierto momento de la historia de la humanidad, estas personas eran aceptadas por la sociedad. Bob salía a salvar ciudadanos con su superfuerza bajo con la identidad de Mr. Increíble, Helen hacía lo mismo como Elastigirl, estirándose a más no poder y, algunos amigos de la familia, como Lucio Best, es decir, Frozono, abatían al villano de turno con sus habilidades características. Pero la primera historia, dirigida y escrita por Brad Bird, muestra el punto cúlmine en el que la sociedad, cual Batman: El caballero de la noche (The Dark Night, 2008), empieza a rechazar a los héroes y, básicamente, estos quedan en la clandestinidad. Bob y Helen se acostumbran a vivir como si fueran personas “normales” y el padre de familia no la pasa muy bien que digamos. Mucho menos los chicos, que nacieron bajo el “prohibido superhéroes” y no pueden hacerse los cancheros con sus compañeros de colegio. La aparición de un curioso villano pelirrojo que se hace llamar Síndrome hace que el padre de la familia se tiente y vuelva a entrar en acción, lo cual genera un efecto cadena que arrastra a toda su familia —salvo Jack Jack, que queda a cargo de una nana— hasta una remota isla llena de guardias de seguridad y robots malvados.

“Una de Pixar”

Cada película que estrena esta querible empresa parece estar concebida bajo algún tipo de fórmula. A veces más, a veces menos, cada historia de Pixar da en el clavo: o hace reír, o hace llorar, o provoca tensión, o todas juntas. Ninguna deja al espectador indiferente, sintiendo que lo que acaba de ver fue hecho para ser consumido como mero producto infantil. Quizás muchas veces algún conocido suyo, o quizás usted mismo, haya mencionado que las películas de Pixar son para chicos, pero que el subtexto solo lo entienden los adultos o, por lo menos, lo sienten más. Los Increíbles dialoga con el matrimonio, el rol del superhéroe o más bien del “diferente” insertado en la sociedad —metiéndose de lleno en la dicotomía cliché que presentan DC y Marvel—, el fanático, la ambición y muchas más cuestiones. Así como la película de Bird, cada una de las historias de la empresa, aborda diferentes temáticas, aunque, como lo señala el dicho: la familia es lo primero.

Roles invertidos

Ahora Bob se queda en casa. En Los Increíbles 2 será Helen quien se escapará para mantener a la familia, así como lo hizo el padre en la película original. Jack Jack está cada vez más descontrolado, Violeta está, según Dash, “entrando en la adolescencia” y Frozono sigue teniendo discusiones con su mujer. Bob figura como un amo de casa inexperto, al que se le complica el cuidado de sus hijos y no sabe cómo controlar los poderes del más chiquito. Al cierre de la primera historia, la familia tenía la protección política suficiente para volver a hacer de las suyas, pero parece que la nueva misión que los pondrá de nuevo en primera plana no tiene el apoyo de los de arriba.

Los nuevos personajes

La segunda película presentará nuevos personajes y, por ende, nuevas voces. A Holly Hunter (Helen), Craig T. Nelson (Bob), Spencer Fox (Dash), Sarah Vowell (Violeta), Samuel L. Jackson (Frozone) y el mismísimo Bird (Edna Moda), se le suman Jonathan Banks, Sophia Bush, Bob Odenkirk, Catherine Keener e Isabella Rossellini.

Rick Dicker: El papel del agente encargado del Programa de Reubicación de Superhéroes sigue siendo el mismo, pero lo que cambia es su voz. Sale Bud Luckey, entra Jonathan Banks.

Voyd: Se trata de una nueva heroína fanática de Elastigirl. Tendrá la voz de Sophia Bush y sus poderes se basan en mover objetos de un lado a otro mediante la creación de vacíos que hacen y deshacen la materia.

Winston Deavor: Busca que los superhéroes sean aceptados nuevamente por la sociedad. Es un tipo de negocios del mundo de las comunicaciones y su voz es la de Bob Odenkirk.

Evelyn Deavor: Hermana de Winston y cerebro de la empresa que mantiene junto a él. Es el ancho de espada de la tecnología en la compañía. Su voz será la de Catherine Keener.

Ambassador: Está a favor de los superhéroes en las calles y, si bien no se sabe mucho más del personaje, su aparición es prometedora, ya que su voz es la de Isabella Rossellini.

 El Storyboard de Bird

Un estreno fallido, la amistad con un pez gordo y un dilema familiar hicieron que Los Increíbles se convirtiera en un éxito. Por más que hayan aparecido por primera vez en el dos mil cuatro, la familia Parr data del noventa y tres. Bird, recurrente lector de cómics, tenía la idea de llevar al cine una película de superhéroes animada, protagonizada por una familia compuesta por padres de mediana edad, una adolescente algo tímida, un pibe canchero y un bebé. Tras el estreno de El gigante de hierro (The Iron Giant, 1999), su primera película como director, las cosas no habían quedado muy claras para su incipiente carrera. Si bien fue un éxito de crítica, fue un fracaso rotundo de taquilla (gastó setenta millones y ganó treinta). Las dudas provocaron que el guion de Los Increíbles se fuera modificando a tal punto de que dejó de ser una historia de superhéroes convencional y se convirtió en un desafío más bien personal, rozando lo autobiográfico. Como Bird se acordó que cursó en la facultad con John Lasseter —uno de los fundadores de Pixar— le pidió ayuda y enseguida fue contratado por los estudios, que hasta ese entonces solo habían estrenado Toy Story 1 y 2 (1995, 1999), Bichos (A Bug’s Life, 1998), Monsters Inc. (2001) y Buscando a Nemo (Finding Nemo, 2003), todas protagonizadas por seres inhumanos. Bird no quiso que su película fuera creada con animación tradicional, como El gigante de hierro, y por eso recurrió a la utilización al cien por ciento de las computadoras.

La concepción de los personajes es bastante curiosa y algo… ¿polémica? Bird, primer auteur de la empresa al ser el único hasta ese entonces que había dirigido y escrito su propia película, construyó a la familia Parr con conceptos arquetípicos: Según él, Bob es el más fuerte porque es padre de familia; como no sabía para qué dirección mandar a la madre, le dio a Helen el poder de estirarse; como los adolescentes son inseguros, Violet puede crear campos de fuerza y hacerse invisible; Dash corre a la velocidad de un rayo porque los niños de diez años suelen ser hiperactivos y Jack Jack es impredecible por su “potencial indefinido”.

 Curiosidades increíbles

  • Los Increíbles es la una de las tres películas de Disney-Pixar protagonizada íntegramente por seres humanos. Las otras son Up y Brave.
  • ¿Sabías que existe un cortometraje que cuenta qué sucede en el llamado telefónico que la niñera le hace a Helen cuando la heroína está en el avión a punto de ser alcanzada por un par de misiles? Se llama Los Increíbles: El ataque de Jack Jack (The Incredibles: Jack-Jack Attack) y se estrenó en 2005. La historia la cuenta la mismísima niñera cuando es interrogada por Rick Dicker. En las imágenes se puede ver cómo se desarrollan los poderes del bebé y la trama, si bien se centra en el interín del llamado, concluye con la llegada de Síndrome a la casa de los Parr.
  • Brad Bird es quien le da voz a ¡Edna Moda! El director no encontró a alguien mejor para interpretar al mítico personaje y se eligió a él mismo.
  • En la primera oración de esta nota, el redactor hizo referencia al doblaje argentino de la película. Aunque usted no lo crea, Los Increíbles fue una de las pocas que dieron con este desafortunado método. Además de los dos casos de arriba, el locutor fue interpretado por Lalo Mir, Síndrome por Matías Martin, Helen por Juana Molina y Dash por Gastón Soffritti. Tre-men-do.
  • Fue la primera película de Pixar en recibir calificación PG, es decir, en avisarle a los papás que le adviertan a sus hijos pequeños que pueden aparecer cosas como “un poco de sangre”.
  • El legendario Hayao Miyazaki supervisó el guion de Bird un día que paseaba por los estudios Pixar. Le dijo al director que Los Increíbles le parecía una gran aventura que intentaba representar en una película estadounidense.
  • Antes de que Bird decidiera llamarla Los Increíbles, la película iba a ser Los Invencibles, Tights—mallas o calzas— o La familia Parr.
  • Spencer Fox, quien le dio voz a Dash, corría una vuelta a la manzana antes de hablar como el personaje, todo para que sonara agitado.
  • Edna Moda fue inspirada en Edith Head, una mítica vestuarista nominada veinticinco veces al Oscar y ganadora de ocho, todos entre fines de la década del cuarenta y mediados de los setenta.

Referencias superheroicas

Significa muchas cosas para Los Increíbles que Bird sea fanático de los cómics y de las series de espionaje. Acá, un grupo de referencias de la película al universo de sus colegas, los superhéroes.

  • La familia protagonista podría suplantar tranquilamente a Los cuatro fantásticos (The Fantastic Four). Los dos grupetes comparten los poderes de sus integrantes. Reed Richards se estira al igual que Helen Parr; Antorcha humana se prende fuego como Jack Jack; la Mujer invisible crea campos de fuerza y se vuelve invisible como Violeta y The Thing utiliza la superfuerza de forma similar a Mr. Increíble.
  • El villano de la película original iba a ser Xerex, un empresario maligno al estilo Lex Luthor. Finalmente se decidieron por Síndrome, ya que querían un villano menor que se viera ridiculizado por su traje.
  • En una parte de la historia, Edna Moda nombra diferentes superhéroes que habían muerto por culpa de su capa. En un principio, estos personajes fueron tomados de los universos DC y Marvel, pero como tuvieron problemitas legales tuvieron que cambiarlos por los que finalmente aparecieron.
  • DC se quejó de que la heroína se llamara Elastigirl, ya que existe un personaje que tiene el mismo nombre. Bird lo arregló cuando aseguró que en el merchandising oficial de la película, Helen aparecería con el nombre de Señora Increíble.
  • La ciudad donde viven los personajes de la película se llama Metroville, en homenaje a dos ciudades que tienen que ver con Superman: Metrópolis y Smallville.
  • En el cubículo del trabajo de Bob aparece el símbolo de Shazam.
  • El auto que Bob le regala a la familia tiene un logo parecido al escudo de Superman.

Con el peso de dos Oscars encima, uno de ellos a mejor película animada y el otro a Mejor edición de sonido, la continuación de Los Increíbles es, sin duda alguna, uno de los estrenos de animación del año, en lo que será un clásico cabeza a cabeza con Isla de perros (Isle of Dogs, 2018). Pero la llegada de Los Increíbles 2 y de Toy Story 4 mantiene atentos a todos los fanáticos de Pixar, que abarcan un rango etario que solo este tipo de películas puede conseguir: de cero a cien. A despeluzar los trajes, arreglarlos o encargarle nuevos a Edna, porque este mes hay cita asegurada con la pantalla grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *