“La última llave”, la ¿última? entrega de “La noche del demonio”

La noche del demonio: La última llave (2018)

 

Título original: Insidious: The Last Key

Dirección: Adam Robitel

Historia y Guión: Leigh Whannell

Duración: 103 minutos

Género: Horror, misterio, thriller

Conectando (y cerrando el círculo) con la primera entrega, veremos una tibia película que no logra generar la tensión deseada y pasará desapercibida. Esperemos que realmente sea la última.

El argumento:

La parapsicóloga Elise Rainier (Lin Shayne) deberá volver a su antiguo hogar para enfrentarse con dos de sus demonios más perturbadores, su terrible pasado y un ser maligno que pondrá a quienes la rodean nuevamente en peligro.

Qué encontrarán en el cine:

La dirección, y como ya es costumbre en las sagas iniciadas por James Wan, intenta replicar sin la misma precisión el estilo que hizo famosa a la originaria. Hay una saturación del recuso de impacto jump scare, siendo este predecible y molesto.
Destaca el trabajo en el arte tanto en las locaciones y ambientación de época, como en el diseño de los espectros y demonios, con FX y VFX de calidad.
El guion es simple, recae en lugares comunes, posee erráticas elecciones de humor en situaciones que no lo ameritan (toda la película debería tener un tono serio) y la interacción entre varios personajes es forzada y carente de sentido. Lo único que escapa y mantiene la atención es el trabajo de los flashback sobre la vida de Elise (siendo este un cortometraje dramático en sí mismo).
El argumento denota de ser forzado al llevar a la protagonista de una manera poco atractiva a luchar contra los demonios. Incluso el sumar a sus parientes para justificar sus esfuerzos sólo empeora las cosas.
La música cumple un rol fundamental e irritante al acompañar y remarcar cada momento previo al jump scare.
La fotografía ayuda al relato visual con prolijos trabajos diferenciando los cálidos y fríos del mundo de los muertos con los vivos.
Una película más de una saga que ha perdido fuerza y encanto dejando un buen potencial a la deriva con un tardío protagonismo de uno de sus personajes más importantes.
Qué aprendí con esta película:

  • ¿Ese demonio va a la cerrajería por una manicura?
  • ¡No entres ahí!
  • Los buenos espectros tienen poderes Jedi y los malos Sith.
  • Whannell no sirve para hacer comedia.

Datos curiosos:

  • El poster de la película es similar al de la película de terror HOUSE de 1985.
  • La película marca el segundo largometraje del director Robitel, la primera fue La posesión de Deborah Logan (The Taking of Deborah Logan, 2014)
  • Leigh Whannell ha actuado y escrito los guiones toda la saga de La noche del demonio (Insidious, 2010 – 2018) como también actuó (sólo en la primera) y escribió los guiones de varias entregas de El juego del miedo (específicamente 1, 2 y 3, 2004 – 2006).

por Gabriel Farisello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *