Kingsman: Vuelven los agentes secretos con mejores modales

Kingsman: El círculo dorado (2017)

Título original: Kingsman: The Golden Circle

Dirección: Matthew Vaughn

Historia y guion: Jane Goldman y Matthew Vaughn

Duración: 141 minutos

Género: Acción, Aventura, Comedia

Volviendo a calzarse el traje sofisticado, pero cambiando el té por un buen whisky, nos llega la secuela para más secuelas a pura acción, humor negro, aceptable soundtrack y varias fórmulas repetidas de la primera. A un hombre lo siguen definiendo los modales.

El argumento:

Tras recibir un atentado a sus cuarteles generales a manos de la poderosa narcotraficante Mrs. Poppy (Julianne Moore), los sobrevivientes del servicio secreto Kingsman acudirán a un plan de emergencia que los llevará a encontrarse con sus pares de Statesman (en EEUU). Con el mundo amenazado por Poppy, ambos servicios unirán sus fuerzas para salvarlo.


Qué encontrarán en el cine:

Una dirección de arte fascinante, con todos los artilugios de espionaje que a todos nos gustan (el látigo sable de luz es de lo mejor), decorados kitsch y cargados de colores y vestuarios bien marcados para sus estereotipos (vaqueros, caballeros ingleses).
Un trabajo coreográfico de acción dinámico y atractivo, de lo mejor que aporta esta saga.
Las actuaciones son buenas y ayudan a levantar el nivel general de la película (a pesar de algunos papeles de sobra con talentos desperdiciados). El casting lo componen varios ganadores del Oscar como Colin Firth, Halle Berry, Jeff Bridges, la ya mencionada Moore y el músico Elton John (quien realiza un papel desopilante y tiene lejos una de las mejores apariciones breves del año). Mención especial para Mark Strong, quien sin tener tanto protagonismo realiza una de las mejores escenas del filme.
El guion es un punto flojo y reutiliza material, como secuaces más fuertes que el villano principal, un elemento mortal para el que sólo el villano tiene la solución, y escenas idénticas que aportan poco más que una sonrisa.
La dirección es buena y aprovecha bien el recurso coreográfico de acción.

Una película que posee poco argumento, pero buenas, y entretenidas (y por momentos muchas) escenas de acción, con un humor aceptable para pasar el rato. Funciona y dará pie para más.

Qué aprendí con esta película:

  • Ojo porque podrían tener un rastreador donde menos lo esperan.
  • Todos a comer hamburguesas a Poppy’s.
  • ¿Cuándo se afeitó Bridges?
  • Cuando todo esté perdido, tomate un buen whisky de Statesman.

Datos curiosos:

  • Primera secuela que dirige Matthew Vaughn en su carrera. Ya tiene planificada la 3ra entrega e incluso un posible spin-off de la casa Statesman.
  • Julianne Moore basó su personaje en la performance de Gene Hackman como Lex Luthor en las películas de Superman.
  • El primer corte del filme duraba 3 horas 40 minutos y FOX le propuso al Director dividirla en dos películas. Una evz descartada esa idea, se reeditó quedando con el tiempo de proyección actual.
  • Las películas están inspiradas en el cómic The Secret Service (2012) creado por Mark Millar y Dave Gibbons.
  • Hay varias referencias a canciones de Elton John: los perros robot se llaman Bennie y Jet por Bennie and the Jets; y las diferentes marquesinas del lugar donde habita Popp, The Bitch is Back, Captain Fantastic, etc.
  • Los nombres de los agentes de Statesman son todas bebidas alcohólicas (Whisky, Tequila, Champagne) excepto por Ginger Ale, quien no es agente. Ídem en Kingsman con referencia a los caballeros de la mesa redonda (Arturo, Lancelot y Galahad), excepto por Merlin.

 

Agradecimiento especial a la gente de 20th Century FOX y de Silvina Baum MKT por la invitación y hermosa experiencia pre y post proyección.

 

por Garbiel Farisello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *