KISS Meets the Phantoms of the Park: Rock and roll nene.

El dueño de un parque de diversiones decide contratar a Kiss para que den tres conciertos. Todos parecen emocionados por la noticia excepto el encargado de crear los juegos y robots del parque que, al ver que usan el presupuesto para otra cosa que no sea mejorar el rendimiento del lugar, empieza a secuestrar gente para convertirlos en esclavos a la vez que usa robots similares a los miembros de Kiss para hacerlos quedar mal frente a la policía y el público.

En 1977 la primera formación de Kiss (Paul, Gene, Ace y Peter) estaban explotando al máximo sus quince minutos de fama. Además del éxito de sus discos ya había merchandising oficial de la banda, desde muñecos coleccionables, fichines e incluso habían donado sangre para un comic de Marvel. El paso lógico ante tremenda demanda era hacer una película, así como una mezcla entre A hard day’s night (1964) y Star wars (1977). Las diferencias saltan a la vista. La película de los Beatles estaba filmada por Richard Lester, director a reivindicar, además de que tenían a los fab four y Star wars habia sido dirigida por George Lucas y había cambiado la cultura.

Esta película fue un proyecto de la dupla Hanna-Barbera, o sea estaba destinada a la televisión y la dirigió Gordon Hessler, quien estuvo ligado al género fantástico ya que trabajó con Vincent Price en The oblong box (1969) y en Cry of the banshee (1970), además de filmar a la dupla Christopher Lee y Peter Cushing en Scream and Scream again (1970). Aun así no es que haya alguna marca autoral en esta película, la podría haber filmado cualquier otro director y el resultado sería lo mismo.

Una de los motivos que convierten a esta película en una de esas tan malas que son buenas son las actuaciones. Nadie es convincente, el único al que se le nota comprometido con el proyecto es a Gene Simmons (el demonio, el de la lengua larga para los amigos) que también fue la fuerza detrás de este proyecto ya que siempre había querido ser actor. El resto actúa pésimo, y no sabemos si en realidad se tratan de sus dobles robots. Por otro lado si leen la interna de la banda se encontraran que tanto Ace Frehley y Peter Criss odiaban tanto trabajar en esta película al punto de que no iban a filmar y preferían drogarse. Ante este problema la solución fue usar dobles e incluso ser doblados por otros actores. El resultado salta a la vista, ninguno se parece a los originales y se notan que las voces corresponden a otras personas.

Los problemas no quedan en eso, además de una innecesaria subtrama romántica entre dos personajes las escenas de acción son horribles, imagínense algo similar a una pelea en series como Los ángeles de Charlie con música funk sonando de fondo. También se usa el recurso de relentizar el golpe hacia algún personaje y el efecto vuelve aún menos creíble a lo que ocurre.

Dos cosas más que hay que ver para creer. Los diálogos, algunos delirantes, y los efectos especiales que para la época en que se emitió ya se veían viejos.

¿Algo a favor? Si, las canciones, porque esto es también un musical y porque usan las mejores canciones de Kiss, aunque a veces sin criterio. Por ejemplo en una escena le cantan el hit Beth ¡a un personaje que se llama Melissa! También hay una escena donde aparecen unos robots monstruos donde se nota que el director trato de crear un clima aterrador, aunque lo termine arruinando el intento estuvo y fue noble.

Kiss meets the phantoms of the park se emitió en la televisión norteamericana el 28 de octubre de 1978 y fue un exitazo quedando en segundo puesto de rating en esa fecha. A pesar de esto la banda siempre odio a la película por la calidad berreta que emana, al punto de compararla con Plan 9 from outer space (1959). También fue uno de los tantos motivos a la hora del declive de popularidad de Kiss que iba a hacerse oficialmente notorio al año siguiente.

Extraño también es que la película se haya distribuido en cines en distintas partes del mundo, logrando ser un exitazo en Australia e Italia e incluso en Argentina donde se estrenó el siete de Agosto de 1980 con el título de Kiss contra los fantasmas.

Si un día quieren ver una película de culto que mezcla terror y música y ya vieron mil veces The Rocky horror picture show (1975) denle una chance a Kiss meets the phantoms of the park, no es para nada buena pero capaz les sirve para descubrir la discografía de esta banda que tiene muy buenos discos.

por Santiago Gonzalez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *