El catch invadió Parque Patricios

El Club Bristol de Parque Patricios se vistió de gala para La Gran Lucha, un evento que prometía reunir a grandes titanes del catch…y cumplió. La mandamos a Ayi Turzi a que se divierta un rato y en esta nota te cuenta todo.

La tarde, a priori, estaba linda. Las familias y algunos grupos de adultos sin niños hacían fila para ingresar. El olor a choripán y hamburguesas inundaban la cancha techada del club, en cuyo centro se emplazaba el ring. El espectáculo se hizo rogar una media hora, que es lo esperable en estos casos.

La momia vs. Hip Hop Man vs. Rottweiler

Hubo dos tandas de seis peleas con un breve intervalo en el medio, combinando luchadores de tres generaciones: Titanes en el Ring, Lucha Fuerte y 100% Lucha.  La momia, Hip Hop Man, El Guardaespaldas, Kung Rock, Sodrak y Caballero Rojo, entre otros, dijeron presente.

Mi atención en particular se la llevó el segundo combate de la noche, presentación absoluta de personajes femeninos: Tango y Katana, quienes demostraron que las mujeres también podemos ser protagonistas del espectáculo paradas en la vereda opuesta a la mítica Viudita que se limitaba a admirar a Karadagian.

Lucha femenina

Tras un breve intervalo con niños saltando sobre el ring (qué ganas de tener ocho años, eh) se retomaron los combates, presentando una lucha australiana (dos contra dos) con Kato el Ninja Blanco y Felino contra Babosón y Gorutta Jones. Claro que sucedió lo que todos esperábamos: un ninja negro intentó arruinar el show y fue vencido por Kato, el amigo que nunca nos va a fallar.

Kato haciendo sus magias

La noche cerró con un combate arriba y abajo del ring, con Vicente Viloni y la Masa disputándose el campeonato argentino, con disturbios con el público e intromisiones de otros luchadores.

Símbolo de tres generaciones juntas

Previo al ya infaltable mensaje sobre la profesionalidad de la lucha, la recomendación de acercarse a un gimnasio en caso de tener ganas de imitarlos y jamás hacerlo en sus casas sin supervisión, hubo un breve homenaje a Chicho de Catanzaro, quien formó parte del jurado junto a las campeonas argentinas de boxeo Yésica Bopp (dos veces campeona mundial de box) y Cecilia Roman (campeona mundial gallo FIB) . Se reconoció la trayectoria tanto arriba como abajo del ring, haciendo énfasis en su escuela de luchadores y el aporte que significó al deporte.

Las campeonas presentan el cinturón

Lindo show. Alejado de las actividades que hacemos todos los días. Aunque uno ya sea adulto y sepa que es un espectáculo, la adrenalina y las palpitaciones suben igual, y tenés los nervios al mango en muchos momentos. Por más que veas los hilos y reconozcas lo teatral, si veías los programas de TV de chico es imposible que ver luchas en vivo no te genere nada. Y si no te mueven un pelo… que pena. En serio. Es hermoso volver a ser chiquito de nuevo por un rato. Gracias a todos los que se suben al ring a poner el lomo (literalmente) por hacernos sentir eso.

 

Por Ayi Turzi
http://www.ayiturzi.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *