Las muertes llegan a un granero en «Jigsaw»

Jigsaw: El juego continúa (2017)

Título original: Jigsaw

Dirección: Michael Spierig y Peter Spierig

Historia y guion: Pete Goldfinger y Josh Stolberg

Duración: 92 minutos

Género: Crimen, horror, misterio

Con varios homenajes a la saga, veremos una realización más prolija pero un guión forzado. El maestro de las trampas mortales expiadoras de pecados ha vuelto. A seguir jugando.

El argumento:

Un nuevo juego ha iniciado, cinco personas deberán sortear letales pruebas y confesarse para salir con vida. Mientras ello ocurre y los cuerpos van apareciendo por la ciudad, los detectives Halloran (Callum Keith Rennie) y Hunt (Clé Bennett) investigan el caso. Las similitudes al trabajo del difunto John Kramer (Tobin Bell) generarán sospechas sobre si es un imitador o acaso Jigsaw no ha muerto.

Qué encontrarán en el cine:

Siendo la octava entrega de la saga, las comparativas son inminentes.
Un factor que no pasa desapercibido son las evocaciones a momentos icónicos de la franquicia en abundancia (conocidas como Fan Service).
A nivel realización posee leves mejoras en la fotografía.
Las actuaciones como siempre las hay desde muy flojas a correctas. Una vez más Tobin Bell demuestra su capacidad en un papel que nació y (al parecer) será inmortal en él.
Desde la dirección hay un trabajo más alejado al estilo de los films anteriores. Sin tanto hincapié en agilizar situaciones desesperantes por medio del montaje acelerado, se optó por un estilo más tradicional de planos cerrados sin variar el resultado y en algunos caso hasta perdiendo tensión.
En el ojo de la tormenta se encuentra el guion, muy problemático y forzado, desde cómo se anexa esta historia a la saga y las manipulaciones características del tiempo, hasta las situaciones azarosas que plantea.
Una trama simple y sin un trasfondo que cautive mucho y una resolución que alguno podrá o no adivinar de antemano, llevan a que el peso y atención queden en las ejecuciones marca registrada de Jigsaw (algunas más originales que otras).
Una película más que debió apartarse y buscar nuevos rumbos o tal vez dejar todo como estaba. No es la peor, pero ni cerca de la mejor. Para fanáticos del género y poco más.

Qué aprendí con esta película:

  • “Es simple, los mejores juegos lo son”.
  • ¿Para cuándo Billy vs Chucky?
  • Ir a la iglesia y confesarse con un cura no parece tan malo después de todo.
  • En el fondo de nuestros corazoncitos de terror, todos queríamos más juegos del miedo.

Datos curiosos:

  • Los hermanos Spierig han dirigido Vampiros del día (Daybreakers, 2009) y Predestination (2014).
  • Primera película de la saga dirigida por dos directores.
  • El título de la película iba a ser Jigsaw: El Legado pero luego se cambió por el actual.
  • Es la primera película que no posee una prueba mortal al breve inicio de la misma.

Para más información, lean la nota en la CFyB #25 de octubre.

por Gabriel Farisello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *