Morfilm: El ciclo de cine que busca mostrar cine de autor mediante la gastronomía

Por: Aldana Del Giudice

Creado por Zacarías Kesselman, Florecia Mendez y Kevin Espinoza; Morfilm es el primer ciclo de cine en donde comés lo que comen en las películas. Comenzaron en octubre de 2019 en Ciudad Emergente, presentando Charlie y la fábrica de chocolate y Matilda. Ahora se reinventan en cuarentena y presentan la propuesta de “Morfilm en casa”, logrando colaborar con diversos restaurants y llevar los menús de películas a los hogares.

Hablamos con Zacarías Kesselman, uno de los responsables, y nos contó
sobre el trabajo detrás de Morfilm.

Entrevista

¿Cómo surgió la idea y cómo llegaron a participar en Ciudad emergente?

La idea surgió un poco de esto que nos pasa cuando vemos alguna película. No sé si alguna vez te pasó que están comiendo y decís “Uhh, ¡Qué hambre! ,¡Qué ganas de probar eso!, ¿Qué gusto tendrá esa hamburguesa de la que habla tanto y analiza Samuel Jackson en Pulp Fiction?” O “¿Qué gusto tendrá esa pasta que preparan en Goodfellas?”. Ves la peli, te da hambre y curiosidad. Así es un poco cómo surge la idea de tener esa sensación y decir “Che, hagamos algo para solucionar eso”.

Sobre cómo llegamos a participar en Ciudad Emergente, empezamos a darle forma (armarla, bajarla a una presentación a ver cómo sería) y aplicamos a varios subsidios del Estado. Ciudad Emergente es en el que quedamos y así nos invitaron a participar. Fue una versión de Morfilm ATP, pero que nos dio mucho placer.

¿Cómo se manejan con la organización?

La logística que tenemos ahora en cuarentena, en “Morfilm en casa”, tiene que ver con seleccionar una serie de películas que nos gustarían hacer y después relacionarlas con un restaurant. Generalmente, cuando les traemos la propuesta y ven que funciona, les copa la idea. Luego hacemos una preventa en cierta fecha y le dejamos unos días al local para que prepare todos los pedidos. Lo bueno es que no les encargamos un stock constante, dentro de una determinada fecha se vende todo y según eso ya saben cuánto tienen que producir. Respecto al tema de la película, la gente la ve por sus propios medios y tenemos en cuenta que sea alguna que se pueda conseguir fácilmente.

Antes de la cuarentena, algunas de las últimas funciones que hicimos fueron las de Bastardos sin gloria en el Club Cultural Matienzo. Ahí habíamos laburado con una proveedora gastronómica, cobramos por la comida y el Matienzo se ocupaba de la proyección. Servimos el Strudel de manzana justo en la escena en dónde se comía en la película.

También fuimos a un lugar porque nos gustaba lo que vendían y, como tenían espacio para proyectar, se ocuparon de la comida. Antes no teníamos una mecánica muy fija, pero la empezamos a tener ahora con el modo delivery.

¿Hay alguna película que quisieran hacer más que cualquier otra?

La verdad es que todas las pelis que hacemos son porque realmente tenemos muchas ganas de hacerlas, no hay ninguna que no nos convenza mucho.

Creo que el gran cambio de Morfilm fue la comida. Antes pasábamos una película entera y solo servíamos un postre, ahora estamos intentando elegir una cinta de la que podamos agarrar varios platos o elementos de la gastronomía. Eso nos pasó con Parasite, que terminamos haciendo un menú increíble con todos elementos coreanos que aparecían ahí y, que si no les prestás atención, no los identificás. Son productos re especiales que fuimos consiguiendo con cinco importadores distintos de la comunidad coreana. Este proyecto nos terminó metiendo en lugares que nunca hubiéramos esperado.

Yo, particularmente, estoy muy obsesionado con El viaje de Chihiro hace un buen tiempo y ahora estamos intentando cerrarlo con un restaurant que nos encanta. Esa película nos entusiasma mucho y siempre tuvimos ganas de hacerla.

¿Pensaron en hacer una franquicia como Harry Potter, por ejemplo?

Morfilm tiene el objetivo de hacer que cada vez más gente llegue a consumir un cine de autor o un cine que, justamente, no podrías encontrar en las salas de cine. Eso bajo una propuesta gastronómica.

Hoy hay mucha gente que nos elige por las películas, pero ya está empezandoa haber un grupo de gente que nos elige por la experiencia. Por ejemplo, hay muchas personas que no vieron El Padrino y no sé si se pondrían a verla. Pero, como ven que nosotros tenemos el menú, lo compran y se ponen a verla. Ese vendría a ser nuestro primer objetivo: hacer que más gente llegue a consumir un cine de autor que no consumiría normalmente.

Las franquicias más populares ya son consumidas. No queremos hacer que más gente vea películas de Marvel o de ese estilo. Alguna que otra vez, como ahora que estamos haciendo Ratatouille, seguro podríamos hacer algo con Harry Potter.

¿Cuáles serían algunas de esas películas de cine de autor?

Goodfellas y Babettes gæstebud, por ejemplo. No cuento más porque no quiero spoilear.

Pueden encontrar a Morlfim en Facebook con ese mismo nombre, o en
@morfilmfestival, su cuenta de Instagram. Allí informan constantemente sobre sus nuevas propuestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *