One Piece, Por qué fracasó en Latinoamérica y la importancia de un nuevo doblaje en Netflix

Por Akira Kaneto

One Piece es el animé más popular de Japón, rompiendo el record Guiness del manga más vendido de la historia e inclusive hasta hace no mucho tuvo su propio parque de atracciones en la mítica Tokyo Tower. Sin embargo, en Latinoamérica no sucede lo mismo. Son muchos más conocidos animés como Dragon Ball Z, Pokemón e inclusive Naruto.

Los problemas por el cuales One Piece no pudo tener éxito en Latinoamérica fueron varios. El principal fue que el estudio de animación Toei cambió de empresa cuando la quiso distribuir a este sector CWI, la distribuidora que había hecho un muy buen trabajo en su momento con animés. Ejemplos son Dragon Ball, Sailor Moon, Digimon, etc. Sin embargo, ésta fue reemplazada por una empresa estadounidense llamada 4Kids, y allí comenzó el desastre.

Lo principal fue la censura. La serie tuvo prohibiciones respecto a la animación a niveles tan ridículos que lo transformaban en un animé completamente distinto (armas cambiadas por juguetes, omitir muertes e inclusive cambiar cigarrillos por chupetines). El segundo factor fue el horario marginal en el que se emitía en Latinoamérica (11 pm, a esa hora los chicos se van a dormir). El tercero fue el opening. Estos muchas veces dan identidad a una serie e inclusive la seguimos recordando de memoria después de muchísimos años (quien les escribe sigue cantando Pegasus Fantasy en la ducha). Sin embargo en la primera temporada la cambiaron por una versión rapeada tan horrible como chupar una axila en un evento otaku. Y, aunque hicieron una versión doblada con la melodía original, no estaba a la altura del verdadero We Are. Por último, el doblaje. Si bien no era pésimo, no estaba a la altura de lo que pedía un animé de este calibre, con diálogos cambiados y muchísimas veces dando giros de 180 grados al argumento.

Todo esto hizo que muy poca gente viera la serie en los canales de Cable/Aire como muchos de los animes de nuestra infancia. Además provocó que, quiénes lo descubrieran, fueran por páginas como Crunchyroll o de animé pirata por las recomendaciones. Aún así, hay mucha gente que se niega a verla por la extensión de capítulos (Casi llegando a los 1000) o el rechazo de su estilo de animación.

En el 2020 Netflix adquirió los derechos para emitir esta serie en Latinoámerica y el 12 de octubre se estrenaron los primeros 61 episodios. Esto hizo que fuera un hito importante para sus fans, ya que no tenía ninguno de los errores de 4Kids (Censura, diálogo, opening). Ahora se respetaba su versión original junto a un nuevo doblaje que estuvo marcado de controversias. A parte del fandom le gustó y a varios les causó desagrado, llegando a amenazar al director de doblaje, un acto completamente repudiable.

En lo personal, el doblaje (salvo ciertas excepciones) es sobresaliente. El hecho de que se estrene en Netflix con éstas características hace que la serie pueda ser descubierta por un público más amplio, y con ello tener el reconocimiento que se merece en Latinoamérica.

¿De qué trata One Piece y qué nos muestran los capítulos de Netflix?

One Piece cuenta la historia de Monkey D Luffy, un hombre que se comió la fruta Gomu Gomu. Esta le da poderes de estirarse como la goma (el pirata que te tira la goma) y tiene como objetivo encontrar el One Piece para convertirse en el Rey de los Piratas.

En la saga de East Blue conocemos a los primeros 4 miembros de su tripulación: El Cazador de Piratas Zoro, la Navegante Nami, el Chef Sanji y el Francotirador Ussop.

En estos episodios conocemos el pasado de los personajes, así como sus objetivos y personalidad. Cada uno teniendo un conflicto con diferentes villanos en el cuál Luffy se involucra, y por ello deciden ser parte de su tripulación.

Toda esta saga sucede en el East Blue y los pasos previos antes de ir al Grand Line, el turbulento Océano donde se encuentra el One Piece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *