PAPITO QUERIDO

PARA EL DÍA DEL PADRE CFYB TE RECOMIENDA  LA PELÍCULA COME TO DADDY (ANT TIMPSON, 2019). UNA HERMOSA HISTORIA SOBRE UN PADRE QUE ABANDONA A SU HIJO A LOS CINCOS AÑOS Y TREINTA AÑOS DESPUÉS LO INVITA A SU CASA PARA RECOMPONER SU RELACIÓN PERO TODO TERMINA EN VIOLENCIA, ASESINATOS Y GORE. O SEA COMO LO HUBIERA HECHO DISNEY PERO CON MÁS SANGRE. LEONARDO BARONE NOS CUENTA TODO SOBRE ÉSTA PELÍCULA.

 

ELIJAH WOOD

Hay actores que tienen suerte desde el principio de su carrera o un buen ojo para elegir proyectos. En el caso de Elijah eso es obvio desde la primera película en la que participó. Hizo un cameo en Volver al futuro II (Robert Zemeckis, 1989) como el niño que juega a los videos en una escena. Años después se cruzaría junto a otra joven promesa que estaba cerca del ocaso de su carrera, el pequeño Macaulay Culkin, en la película El ángel malvado (The Good Son, Joseph Ruben, 1993), en la cual comparten protagónico.

EL ÁNGEL MALVADO

La película nos cuenta como el joven Mark Evans (Wood) pierde a su madre por culpa del cáncer. Su padre debe viajar por trabajo unos meses a Japón y Mark se queda a pasar el invierno con sus tíos, que tienen niños de su edad. La pequeña Connie y Henry (Culkin), un muchacho listo, despierto pero que esconde algo muy oscuro en su interior.

La película fue muy polémica delante y detrás de cámara. No sólo por la historia que narraba (de un niño psicópata asesino), sino también por el cambio de género en la carrera de ambos actores y sobre todo los quilombos familiares de Culkin y su “maravilloso” padre. Para los que no conocen su historia sería una especie de padre de la Cirio pero mucho peor.

En cambio el joven Elijah recién comenzaba a despegar. Durante los siguientes años participaría en distintos proyectos exitosos de varios géneros y con directores muy reconocidos. Como por ejemplo Impacto profundo (Mimi Leder, 1998), The Faculty (Robert Rodriguez, 1998), Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (Michel Gondry, 2004), Sin City (Frank Miller y Robert Rodriguez, 2005), The Oxford Murders (Álex de la Iglesia, 2008), Maniac (Franck Khalfoun, 2012), Grand Piano (Eugenio Mira, 2013), entre muchos otros.

Desde el comienzo de su carrera se notó su predilección por las películas de terror y justamente fue un director que es un exponente en ese género el que lo hizo alcanzar la fama mundial. Nada más ni nada menos que el gran Peter Jackson pero en un proyecto más relacionado a lo fantástico. Estamos hablando de El señor de los anillos: La comunidad del anillo (Peter Jackson, 2001) y su trilogía interpretando al valiente hobbit Frodo Bolsón.

Pero llegó un momento en el que Wood se cansó de sólo participar actuando en los proyectos, así que decidió empezar a producirlos.

SPECTREVISION

SpectreVision es una productora cinematográfica fundada en el año 2010 por Elijah Wood junto a los directores Daniel Noah y Josh C. Waller, responsable de varias películas muy interesantes de los últimos años dentro del cine de terror. Por ejemplo Cooties (Jonathan Milott, Cary Murnion, 2014), The Boy (Craig William Macneill, 2015), la gema instantánea de culto The Greasy Strangler (Jim Hosking, 2016), Mandy (Panos Cosmatos, Casper Kelly, 2018), la sorprendente Daniel Isn’t Real (Adam Egypt Mortimer, 2019) y la poronga sobrevalorada Color Out of Space (Richard Stanley, 2019) basada en un cuento de H. P. Lovecraft, entre varias otras.

Otras películas dignas de mencionar de Elijah pero en este caso como productor ejecutivo son Open Windows (Nacho Vigalondo, 2014) la cual además protagoniza y la gema A Girl Walks Home Alone at Night (Ana Lily Amirpour, 2014).

VEN CON PAPI

Todo comenzó con The Greasy Strangler. Allí Wood fue productor junto a Ant Timpson y Toby Harvard fue el guionista. Timpson venía de producir gemas como Deathgasm (Jason Lei Howden, 2015), Turbo Kid (François Simard, Anouk Whissell y Yoann-Karl Whissell, 2015), The ABCs of Death (una antología de varios directores del año 2012) y Harvard de hacer el guion de uno de los segmentos de ABCs of Death 2 (2014). Luego de haber trabajado juntos en esos distintos proyectos en los que coincidieron, Ant Timpson debutaría en la dirección en un largometraje con su ópera prima Come to Daddy, con historia y guion de Harvard, que propicia esas situaciones incómodas y diálogos intrigantes con las que nos tiene acostumbrados. En cambio Elijah en esta ocasión participa sólo en la actuación.

LA HISTORIA

Luego de mucho tiempo de estar separados, Norval (Wood) recibe una carta de su padre pidiéndole que vaya a verlo. Él llega hasta la casa de su padre, una hermosa cabaña cerca del mar, pero sólo encuentra que su progenitor tiene una actitud repulsiva hacia él. Cansado de esta actitud, Norval le cuestiona la razón por la que su padre lo invitó a su casa, lo que desata una serie de eventos que bordan en la locura.

Desde los primeros minutos se puede sentir la tensión, la intensidad entre Norval y su padre. Todo el crédito se lo llevan Wood y Stephen McHattie (excelente actor secundario que participó en muchos filmes como Watchmen, Una historia violenta y protagonizó Pontypool) con unas actuaciones impresionantes. Cada minuto que ambos comparten en pantalla es tan incómodo como fenomenal y resulta imposible alejar la mirada de su duelo actoral.

Alrededor de la mitad de la película, un evento cambia por completo la trayectoria y el tono de la trama. Mientras que la primera parte se enfoca en la parte emocional entre Norval, su padre y su atropellada relación, la segunda parte busca lo excesivo y recae más en el ámbito del terror, donde se despliegan los excelentes efectos especiales. En este cambio de tono es donde la película sufre, más por lo drástico que ocurre que por lo que se presenta en la historia.

Come to Daddy combina el suspenso, humor negro y el horror en un drama familiar sobre la relación distanciada entre un padre y un hijo que se vuelven a reunir. La cantidad de interesantes giros y revelaciones a través de la película son suficientes para mantener a cualquiera en el borde del asiento tratando de predecir lo que ocurrirá luego solo para ser sorprendidos con algo que jamás esperaron.

ELIJAH WOOD WINS. FLAWLESS VICTORY.

Macaulay Culkin luego actuó en más películas olvidables, cortos y series de televisión. Su máxima aspiración es aparecer en una nueva entrega de Mi pobre angelito y ganar un dineral por eso. Mientras tanto Elijah tiene nuevos proyectos con su productora y sigue con la actuación.

por Leo Barone.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *