Pateando el tablero, “The Queen´s Gambit” (2020)

Casi finalizando este fatídico 2020, la gran N nos trae una apuesta fuerte, donde todas las piezas están en su lugar. Al margen de que su estreno fue de bajo perfil, logró cautivar espectadores y posicionarse como una de las más vistas de esta plataforma ¿Podemos decir qué es de lo mejor del año? La respuesta es un gran sí. Florencia Zambrano se clava un par de pastillas verdes y visualiza los motivos a continuación.

Iniciamos la partida.

Solo siete episodios conforman “Gambito de dama”, estrenada el 23 de octubre de este año. Creada y dirigida por Scott Frank, a quien ya hemos oído nombrar por la mini serie Godless (2017) y es responsable del guion de Logan (2017). La historia está basada en la novela del mismo nombre, publicada en 1983 por Walter Tevis. El protagónico está a cargo de Anya Taylor-Joy, quien nos viene demostrando su talento en películas como por ejemplo: The Witch (2015).

A finales de los ´50 conocemos a la pequeña Beth Harmon, la cual quedó huérfana tras un grave accidente que se llevó la vida de su madre. Por otra parte, el paradero de su padre es desconocido, por lo tanto Beth es llevada a un orfanato y allí crece hasta la adolescencia. En lo difícil de aquellos años, la protagonista va dejando en claro que su personalidad es muy especial, se muestra solitaria e introvertida. Pero a la par que se desempeña con creces en todas las materias, desarrolla una extraña adicción a las pastillas que se les provee a las internas en el orfanato, argumentando que las ayudara a crecer más sanas y formar su carácter de manera correcta, pero que no eran nada más y nada menos que sedantes.

Un día Beth descubre que en el sótano del orfanato, el conserje está concentrado en un aparente juego, hasta el momento extraño para ella y su curiosidad la lleva a querer saber más. En primera instancia se limita solo a observarlo y de vez en cuando manifestándole interés, pero por fin logra que el ermitaño conserje la deje demostrarle lo que aprendió solo mirando sus movimientos. Al ver el potencial de la pequeña este callado hombre decide ayudarla a desarrollar su habilidad innata. De esta manera nuestra protagonista se apropia del juego, no solo a modo de entretenimiento sino que lo hará propio a lo largo de su vida y no dejará lugar a nada más.

El gran cambio de la ya adolescente Beth, llegara cuando se muda con sus padres adoptivos. Trata de adaptarse y lo logra a su manera, con sus propias reglas, pero realmente la vida de esta joven gira cuando empieza a inscribirse en los torneos. La carrera de Beth inicia sin frenos, caerá más de una vez, pero su vida es el ajedrez y deberá ponerse a prueba constantemente.

Apertura

Esta miniserie nos sumerge en la intrincada vida de Beth Harmon, pero a si mismo nos muestra el verdadero protagonista: Un tablero y sus piezas negras y blancas. Si bien a lo largo de cada episodio conocemos más de la psiquis de esta joven, parte de su pasado, su auto flagelo, en realidad el motor que la mueve es este juego. El ajedrez está presente siempre, ya sea físicamente o proyectado a través de la mente de Beth.

Como dato hay que aclarar que se tiene un especial cuidado con los tecnicismos a nivel lúdico. Cada jugada está pensada con cuidado, respetando movimientos reales, mencionando a grandes maestros del ajedrez pero también se permite enlazar con nombres ficticios. La tensión de cada partida nos mantiene expectantes y con ganas de ver más.

Podríamos decir que este producto se encuentra en una línea muy delgada y con tan solo un paso errado caer en el cliché, pero no lo hace, se mantiene de pie y nos ayuda a visibilizar esa realidad que existe dentro del mundo del ajedrez. No solo por los ejemplos de vida que han caído en la soledad o las adicciones, o por las patologías existentes en muchos de los nombres más reconocidos del ámbito, también por la dificultad que representó siempre para el género femenino introducirse equitativamente en ese mundo. El mayor logro de Gambito de dama, es la capacidad de mostrarnos una protagonista con su compleja construcción de personaje, sin corrección política, o con una inclusión forzada.

¡Jaque mate!

Definitivamente The Queen´s Gambit garpa y mucho. Disfrutamos de una historia sólida, que por simple no la hace menos fuerte. Un buen desarrollo de personaje principal, que Anya Taylor-Joy eleva actoralmente de manera magistral. Tenemos un marco histórico adecuado, vestuario, colores, música, que hacen de esta ambientación de época algo a destacar. La duración de sus episodios no pesan en absoluto, por el contrario, todo fluye de una manera muy dinámica. Maneja el dramatismo sin golpes bajos, acompañando el crecimiento de la protagonista en todo nivel, afrontando traumas, angustia, incluso la maraña de adicciones, de las cuales ella se hace eco pero tampoco llegan a dominarla.

A modo de falso biopic, la serie nos lleva por un recorrido que podría ser tan verosímil como cualquier otra experiencia de vida. Las transiciones del personaje central no solo como ajedrecista, también como ser humano nos conmueven y nos hacen empatizar. Nos toparemos con vacíos, perdidas, angustia, la dificultad de exteriorizar emociones. Como espectadores somos testigos de la evolución de Beth atravesados por el drama  desde varios ángulos, llegando a una madurez que consolida cada aspecto de esta historia.

Quienes aún no han tocado una pieza de ajedrez, de seguro van a sentir ganas de hacerlo gracias a Gambito de dama y no va a faltar aquel que quiera desempolvar su olvidado tablero. Junto a Beth Harmon, tenemos horas de entretenimiento asegurado.

Plus: Si se quedaron manija con el universo del ajedrez, acá hay diez títulos de películas y documentales que tienen que ver:

* “En busca de Bobby Fischer” (1993)

* “Magnus” (2016)

* “La Tabla de Flandes” (1995)

* “La Defensa Luzhin” (2000)

* “La jugada maestra” (2014)

* “Hijo de Caín” (2013)

* “El Jugador de ajedrez” (2017)

* “Jaque al asesino” (1992)

*”Reina de Katwe” (2016)

* “Brooklyn Castle” (2012)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *