Ralph la rompe en Internet y en la pantalla grande

Historia

Luego de seis años, Ralph y Vanellope siguen siendo amigos. De repente, toda su rutina cambia cuando el volante de Sugar Rush se rompe y pone en riesgo el trabajo de la pequeña princesa. Aprovechado la instalación de la red Wifi, los dos amigos se aventurarán por el gran mundo del Internet para comprar la pieza encargada de darle vida al juego azucarado.

Crítica

Al igual que su primera entrega en el 2012, Wifi Ralph nos propone sumergirnos en las entrañas de lo que no vemos. Antes eran las maquinitas de Arcade y ahora es red más grande del mundo. Pasamos de la nostalgia de lo vintage a la reflexión de lo actual.

Rich Moore y Phil Johnston, los directores, hacen un trabajo espectacular explicando conceptos bastante complicados. La inclusión de espacios, avatares, anuncios y publicidades son elementos claves para captar bien toda la construcción que se pretende mostrar. La originalidad estuvo presente en todo momento y en cada mínimo detalle. Desde anuncios molestos hasta la escalofriante Deep Web, no hay detalle que se quede atrás. Digamos que logró hacer lo mismo que Pixar con la psicología humana en Intensamente (2015).

Los Easter Egg, bien a lo Ready Player One (2018), tienen su buena dosis en cada momento de la película. Todo el universo online está lleno de Juegos, marcas, aplicaciones y mucho Disney. Acá se destaca la participación especial de varias redes sociales y las princesas. Éstas últimas, especialmente, agregan una pizca de ironía hacia las historias creadas por el amigo Walt y se ríen de los estereotipos que aparecen en sus cintas.

Por otro lado, se destaca el Girl Power y se hace presente en las personalidades de Yesss y Shank. La última, junto a su banda, demuestra un lado alternativo dentro de un juego que se describe como súper violento. En cambio, la primera es la cabeza más alta de eBay y la mediadora para dar a entender el funcionamiento de las tendencias en la web.

Las problemáticas de la fama en Internet y el ciberbullyng son temas que también son muy recurrentes. Teniendo en cuenta que el filme será visto (en parte) por una audiencia infantil, está bueno que se introduzcan y se hablen sobre estas cosas muy habituales en la actualidad.

Algo negativo es que, entre tantas referencias, el hilo narrativo se suele perder. Además, personajes como Repara-Félix y la Sargento Calhoun no son apreciados. Los momentos en los que salen son divertidos, pero se quedaron cortos. Un punto a favor es que, en el doblaje en español, Vanellope Von Schweetz fue hecha por Liliana Barba Meinecke. Esto es algo a recalcar porque, en su momento, la voz interpretada por María Antonieta de las Nieves había sido muy criticada.

La película finaliza con un mensaje sobre la amistad y la pertenencia muy original. Es inesperado y reflexivo, para grandes y chicos. En aquella escena la que agrega esa emotividad que Disney tanto sabe contar y en donde Wifi Ralph nos demuestra que la edad no es una limitación para disfrutar de una película de animación.

por Aldana del Giudice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *