Reseña SPIDER-MAN: LEJOS DE CASA

Spider-Man: Lejos de casa de Jon Watts, es la primera película de Marvel Studios post Endgame (2019) y, como tal, asume la carga de reanudar la narrativa de todo un universo cinematográfico, saldando cuentas pendientes,  dando así impulso a una próxima era.

Por Javier Califano
El mundo aun añora a Iron Man, su carismático campeón, para defender la Tierra de las amenazas provenientes de galaxias distantes. Thanos ha sido derrotado, pero muchos temen que semejante adversidad se reitere algún día. El mismo Peter Parker, desgarrado por la desaparición de su mentor, se esfuerza por volver a ponerse de pie, tanto que aprovecha un viaje de estudios a Europa para seguir adelante. Porque a pesar de todo, la vida continúa.


Gracias al sacrificio de Tony Stark y la intervención combinada de los otros héroes más poderosos de la tierra, se puso fin a la acción de Thanos, la mitad de la vida en el universo regresó a su lugar legítimo cinco años después de su desaparición y, muy convenientemente, aquel fue el destino de buena parte (casi todos) los compañeros de clase de Peter Parker, lo que permite a los escritores y al director hacer una película despreocupada para adolescentes llena de humor y acción.

Peter Parker (Tom Holland) está en un viaje escolar a Europa y tiene la oportunidad de declararse a MJ (Zendaya), pero también es uno de los pocos superhéroes que quedan en circulación y, por lo tanto, tendrá que cumplir con las solicitudes de Nick Fury (Samuel L. Jackson), y unir fuerzas con Mysterio (Jake Gyllenhaal), un nuevo superhéroe que afirma provenir de una dimensión alternativa, para derrotar a Las colosales criaturas con poderes elementales que amenazan las ubicaciones más grandes de Europa.
En esta nueva aventura para nuestro amigable Spider Man, oficia como una versión junior de Iron Man. Tanto que el ritmo y el estilo de Lejos de casa se parece mucho a la primera aventura de Tony Stark en Iron Man de 2008. Y aquí es donde entran en juego las «grandes responsabilidades», Peter ya no es un niño, y para esto tendrá que enfrentar más problemas adultos, como la pérdida de seres queridos y el comienzo de su historia romántica con MJ .

Tom Holland es el actor ideal para el personaje creado por Stan lee y Steve Ditko, hasta el punto que a estas alturas sería muy difícil ver a otro actor ocupar su lugar. Incluso el Mysterio de Jake Gyllenhall , que resulta enigmático y fascinante (las secuencias que lo ven como protagonista son sin duda las más destacadas de toda la película), con un papel que será recordado por todos los fanáticos del universo Marvel.

Mysterio logra ser novedoso tanto para quienes lo conocen como para quienes nunca lo han visto, ya sea reconocible por lectores de cómics o el común de los espectadores, ofreciendo un tercer acto por demás espectacular, en el que el choque entre el antagonista y el héroe principal rinde homenaje a los cómics clásicos y, al mismo tiempo, es la mejor realización posible de los duelos de papel entre trepamuros y el Señor de las ilusiones.

Jon Watts brinda a Spider-Man una secuela más autoral y madura, capaz de cerrar dignamente la Saga Infinito de la Fase 3 de Marvel Studios, plena de diversión equilibrada con la cantidad correcta de sentimentalismo. Con un destacado trabajo de narrativa visual, fotografía y CGI, Spider-Man: Lejos de casa logra superar cualquier otra adaptación live action del trepamuros, ofreciendo puntos de vista de la acción y acrobacias nunca antes vistas, además de excelentes batallas.
La nueva aventura de Spider-Man en los cines nos da un respiro después de la última hora de Avengers Endgame, cerrando algunas de las tramas pendientes y acompañando a Peter y sus amigos en la próxima gran fase. Luego, cuando creemos que la película ha terminado, una de las dos escenas post-créditos, decidirá el nuevo status quo de Peter Parker de aquí en adelante en el Universo cinematográfico de Marvel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *