Review JOKER: Solo me duele cuando río

  ¿Joker es una obra potencialmente peligrosa? ¿Por qué motivos inquieta más allá de su proyección en las salas de cine?  En su  reseña sin spoilers Javier Califano despeja algunos interrogantes acerca de este  estudio social de personaje, muy  al estilo de Taxi Driver.

En Joker, Todd Phillips (Hangover, War Dogs) deja de lado la mitología cinematográfica del clásico archienemigo de Batman, ya que básicamente no tiene nada que ver con ninguna de las pasadas representaciones del personaje. De hecho  es la antítesis  del modo en que el Joker ha sido representado en la pantalla, lo más lejos posible de Burton, Nolan o la penosa Escuadrón Suicida. Con una extraordinaria interpretación de Joaquin Phoenix (The Master, Her) y la realización de Todd Phillips evocando a Martin Scorsese, Michael Cimino o William Friedkin,   se da sustancia y peso específico a una de las adaptaciones del cómic a la pantalla más bellas e inteligentes nunca antes vista. Una  película por demás contundente. Una obra que alcanza instancias sublimes.

Con guion de Scott Silver, la película es  una tragedia que toma algunos conceptos provenientes del comic,  reformulando libremente  los orígenes del personaje, escribiendo así  la oscura leyenda de Arthur Fleck, un hombre con una rara forma de discapacidad neurológica que lo empuja involuntariamente a reír a carcajadas cuando está agobiado por sus emociones, ya sean por miedo, diversión, tristeza o vergüenza. Tenemos aquí una auténtica tragedia sobre un hombre desolado  y una sociedad demasiado dura para los marginados como él.  

Joker es una obra maestra compleja,  un drama psicológico extremadamente oscuro y cruel, que toma por sorpresa al espectador y lo empuja  a las profundidades  una psique enferma.  Inteligentemente Todd Phillips no pretende justificar o generar una posición de empatía por el desgraciado Arthur Fleck, sino que lo devela como personaje fuera del sistema, dado que nunca estuvo dentro o  formó parte del mismo a pesar de sus esfuerzos por encajar: Una idónea vuelta de tuerca para una figura que tradicionalmente  ha sido la de un villano despiadado

El relato, por ningún motivo pretende mostrar el desbordado accionar de un criminal, se pronuncia más interesado en investigar qué desviaciones fueron responsables del trastorno de un hombre,  que en celebrar sus actos incontrolados. Una mirada puesta  en el nacimiento o construcción de un sociópata, mejor dicho, en  cómo la sociedad puede crear sus propios sociópatas y en este caso, uno que termina convirtiéndose en un símbolo.
Sostenido una  postura política enérgica,  Joker es una alegoría terrible y aterradora de un mundo cada vez más oscuro donde los ricos aplastan a los pobres. La trama esta ambientada a principios de la década de 1980 con  Gotham City al borde del colapso económico,  un momento delicado con el estado colapsado, empresas que cierran y despiden a sus trabajadores: El caldo de cultivo de una sociedad quese derrumba y esta a punto de arder en el caos nacido en la ira creciente de los oprimidos.

Un alucinante Joaquin Phœnix brinda un trabajo impactante, conmovedor y brutal en pantalla, componiendo un personaje que sutilmente se mueve entre la compasión, la tragedia, la melancolía y la desmesurada diversión. Todd Phillips y Joaquin Phoenix han conseguido una perfecta sociedad creativa en el límite con lo surrealista y lo grotesco haciendo de Joker  una tragedia contemporánea perfecta, de fuerte sustrato social  que  en muchos   aspectos, probablemente,  sea una de las mejores películas de la década.

Joker ( EE.UU, 2019 )

Dirección: Todd Phillips

Guión: Todd Phillips, Scott Silver

Reparto:  Joaquin Phoenix, Zazie Beetz Robert De Niro, Brett Cullen, Frances Conroy, Douglas Hodge, Shea Whigham, Marc Maron

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *