Rosario produce género: entrevista a Jesica Aran

¿Vamos a caer en el cliché de decir que Rosario siempre estuvo cerca? No, de ninguna manera (aunque sea cierto y la cercanía no sea solo geográfica). Jesica Aran escribe, produce y dirige de modo independiente desde allí y en esta oportunidad le cuenta a Ayi Turzi un poco los entretelones de ser realizadora en su ciudad, poniendo en evidencia algunas diferencias cruciales con lo que es Capital Federal.

 

Cine Fantástico y Bizarro: ¿Cómo es tu relación con el cine de género en general?
Jesica Aran: Suelo decir que “me gusta el cine de género”, y creo que me refiero a las tramas que están fuertemente ancladas en un universo diegético no del todo “real”. Por otro lado como profesora de guión y guionista también entiendo que en el mismo coexiste el drama, y a su vez, que el drama en combinado con cada género es lo que hace la historia interesante: el drama humano. No diría que tengo un género preferido, aunque sí tengo una debilidad por el Sci-Fi; más bien diría que me gustan las historias que crean su propio universo, sus propias reglas.
Soy muy fan de Spielberg, y supongo que cuando era chica me gustaban mucho las películas de Aventuras. Vi Indiana Jones montones de veces. Mis pelis preferidas por allá entonces eran The GooniesE.T.Volver al FuturoKarate KidLos Cazafantasmas, RobocopStar Wars, y veía muchas películas de acción porque mi papá era fanático de ellas.
Solo cuando crecí y comencé a estudiar cine vi los directores más clásicos como Kubrick, Coppola o Scorsese, que supongo también me gustan (algunos más que otros) pero las películas de mi infancia son mi verdadero amor.
Cuando descubrí la series enloquecí. En mi adolescencia amé Buffy La Caza Vampiros y Dark Angel. Y ahora con Netflix, DaredevilJesica JonesStranger ThingsMind Hunter (podría hablar una vida, pero también soy muy fan de género policial), simplemente despertaron la guionista que tenía dentro.

CFyB: ¿Estás desarrollando algún proyecto actualmente? ¿Cómo surge, qué expectativas tenés, quiénes participan?
J.A.: Actualmente estoy trabajando en AVI FILMS, junto con Francisco MatiozziCarolina Medina y Juan Lombardi; con quienes desde hace un año venimos desarrollando proyectos de género, con los cuales consideramos que tenemos grandes oportunidades de inserción a nivel internacional. Lo cierto es que nos estamos focalizando mucho en Desarrollo de Series, (aunque este año pensamos encarar largometrajes) que es lo que actualmente se encuentra en auge. Hay una alta demanda en el mercado por Series de Televisión, pero la competencia también es feroz.
Arrancamos el 2017 con Tierra de Nadie, una suerte de Western argento, aunque no tanto. Una historia de mucho drama y acción, anclada en la historia de la primera oleada de inmigrantes europeos. Ganamos un Concurso de Desarrollo Internacional del INCAA y con eso empezamos.
Después desarrollamos dos proyectos más: Campamento Newton para Niños Extraordinarios y Millennials, estos dos últimos en un tono sci-fi quizás más al estilo Stranger Things, lo cierto es que nos fue muy bien porque logramos obtener otros dos concursos del INCAA para Producción y Desarrollo respectivamente. Esto nos permitió asistir a Ventana Sur el año pasado, donde pudimos tener una primer experiencia con ejecutivos de las networks globales, y desde entonces no paramos. El mes pasado estuvimos en Cannes, ya que Campamento Newton fue seleccionado para el KIDS LIVE ACTION PITCH, por jurados de Disney, Nickelodeon y CBBC; y por supuesto redoblamos la apuesta de Cannes y llevamos otros proyectos.
Hoy, nos encontramos en comunicación con varias productoras y networks de todo el mundo, que nos han solicitado material de nuestros proyectos y estamos cercanos a cerrar acuerdo de colaboración con varias de ellas. Veremos si lo que hemos desarrollado encaja con la búsqueda de cada una, y desde ahí avanzamos. Nos interesan las co-producciones de nivel internacional, puesto que los proyectos que venimos desarrollando requieren un gran despliegue de producción, y creemos que tienen más posibilidades de ser alojados afuera. Sin embargo, no descartamos al INCAA. Actualmente, de hecho, estamos planeando los desarrollos del 2018, y en nuestra agenda algunos de ellos buscarán financiación en los concursos del Instituto. Queremos en Octubre volver a Cannes, al MIPCOM, con los proyectos nuevos y ver cómo avanzamos.CFyB: Allá se desarrolla la Crack Bang Boom (convención de historietas). ¿Opera de alguna manera como espacio de intercambio y conocimiento de realizadores o nada que ver?
J.A.:  Ummm, bueno, yo estoy muy vinculada al mundo de la historieta. Primero porque soy ilustradora, y he colaborado como guionista junto con Carlos Barocelli (también doy clases de guión en su escuela), pero me atrevería a decir, que lamentablemente el mundo de la historieta y el cine, no se vinculan demasiado en Rosario. A veces más bien, son dos mundos distintos. La única posibilidad de vinculación es si haces cine y te gusta la historieta o viceversa, pero es muy difícil. A su vez la CBB, se focaliza mucho en la historieta, con lo cual, lo demás queda un poco relegado. Por otro lado,  hay mucho intelectual de polera negra que considera el mundo del cine de género (quizás más el vinculado con el cómic) como una parafernalia barata, así que tampoco hay acercamientos desde ese lado.

CFyB: ¿Hay algún lugar icónico o significativo que se repita o significativo que se repita a lo largo de las producciones locales?
J.A.: Supongo que en Rosario son muy comunes los bares. Tanto en la ciudad, como en sus producciones. Quizás nos gusta mucho el café, quizás el 90% de los guionistas cuando arrancamos pensamos nuestras historias en bares. Medio intentando ser melancólicos y poéticos. En mis historias suele haber mucho bar y mucho café.

CFyB: ¿Cómo es gestionar (o no) permisos para grabar allá en la vía pública?
J.A.:  Acá la ciudad está muy predispuesta a las producciones culturales. Con los permisos rara vez hay problemas, incluso no recuerdo haber tenido ninguno. Pero además hay mucha ayuda a realizadores en todos los aspectos de lo que implica la logística de filmar en exteriores. Supongo que Rosario es una ciudad muy cultural, y eso se ve en las facilidades de parte del estado a la hora de encarar todo tipo de despliegues. Suelen poner policía o guardia urbana a disposición de la producción incluso.CFyB: ¿Hay algún tipo de apoyo o becas oficiales ya sea para la financiación de proyectos o para la formación profesional?
J.A.: Espacio Santafesino es una gran semillero provincial. Dentro de poco estrenaremos Abaddon, un cortometraje sci-fi que obtuvo un subsidio de provincia y otro de la municipalidad, y que terminamos a fines del año pasado. Hay todo tipo de programas y estímulos culturales, no solo para cine y tv, sino fonográfico, editorial, etc.

CFyB: ¿Cómo es la movida en general del cine de género, ya sean ciclos, colectivos culturales, productoras?
J.A.: Diría que movidas de género en Rosario no hay muchas, aunque siempre puedo estar equivocándome. Al menos yo no las he escuchado. En cuanto a las productoras, tampoco sé si algunas de ellas apuntan al cine de género. Siempre es muy difícil encarar proyectos “faraónicos” si la plata o el equipo humano no acompaña; con lo cual imagino que las productoras suelen escaparle a proyectos que las pongan en aprietos de logística y se termina produciendo más dramas. Sí, desde que comencé a estudiar ahora, hay una gran movida audiovisual en Rosario, la producción ha crecido mucho comparado con décadas anteriores, y seguro se debe a las pequeñas productoras que no paran de generar proyectos contra viento y marea. Pero la realidad es que hacer cine (o televisión) es muy difícil, y desgastante. Hay que tener la resistencia de un Boxeador, como diría Guillermo del Toro.

CFyB: ¿Cómo ves al cine de género argentino en general?
J.A.: A nivel nacional veo mucha más movida. Demian Rugna estrenó Aterrados hace poco, y escuché muy buenos comentarios. Pablo Pares estrenó Bruno Motoneta, que me pareció fantástica y delirante. Está por salir Capitán Barato la serie, basado en los cómics del personaje de Daniel Muller, y creo que ahí está la veta.
Hay toda una generación, que supongo creció con las películas que comentaba al principio, que tiene una inquietud, un picor, una necesidad por producir este tipo de películas y series, y eso es lo importante. Esa necesidad que yo creo (quizás solo hablo por mí) que es más fuerte que uno. Algo que no podemos evitar. Un impulso medio infrenable de querer contar ciertas historias, no importa lo que tengamos que hacer para lograrlo. Creo que hay que apelar a ese fuego interno, para poder hacer el cine que queremos y no morir en el intento.

Agradecemos a Jesica por haber participado de nuestro ciclo de entrevistas. Es notable la diferencia que hace en lo que respecta al apoyo y el fomento a la producción respecto a lo que nos cuentan representantes de otras zonas que hemos tenido la posibilidad de conversar. Les agradecemos a ustedes también lectores por acompañarnos una vez más, y sigan sintonizando Cine Fantástico y Bizarro que el país es grande y esta recorrida recién empieza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *