Sangre Vurdalak: Sangre de vampiros

por Santiago Gonzalez

Sangre Vurdalak es la tercera película de Santiago Fernandez Calvete, director de La segunda muerte (2014) y Testigo íntimo (2015) y está inspirada en un relato escrito en 1939 por Aleksey Tolstoy, que nada tiene que ver con el famoso escritor. Esta producción nacional cuenta la historia de un hombre que luego de matar a un vampiro llega a su casa y su familia no sabe si lo que volvió es un hombre o algo peor. La familia de los Wurdulac es su nombre original y fue adaptado anteriormente. Primero en 1964 por el maestro del terror italiano Mario Bava en la antología Black Sabbath y luego en 1972 por Giorgio Ferroni en La noche de los diablos. Las dos propuestas son recomendables para los fans del terror. Pero esta nueva adaptación tiene el aval de haber sido ya premiada en distintos festivales como Blood Window Fest y en el Fantastic film festival en Corea del sur donde gano el Mocha Chal Laboratory away. Y ya viendo las imágenes que presenta el tráiler se entiende el porqué de su éxito.

El gran acierto de esta película producida por Aramos Cine, Jacque Content y 108 media es el lugar donde transcurre la trama. Una casa que está alejada de mundo y que contribuye a generar el clima de desesperación y terror. Es una casa grande donde los personajes se mueven de aquí para allá y en donde lo terrorífico puede aparecen en cualquier rincón. Si uno vio las anteriores adaptaciones entenderá la importancia que se le dan a ese hogar que será lentamente corrompido, y a esa familia que se ira degenenerando.

Esta producción está interpretada por German Palacios (Pasajeros de una pesadilla, XXY) Alfonsina Carrocio, Tomas Lizzio Carullo, Naiara Awada (Hipersomnia, Terror 5) Lautaro Bettoni, Martin Rena, Carmela Merediz, Beto Bermudez, Julieta Daga y Tisso Solis. Todos ellos contribuyen a que la historia sea creíble, y además se juegan con un género que no es fácil de trabajar. La historia original es impactante e incluso hoy en día no perdió nada del poder que genera. Cuando la fuente en que se inspira es tan buena, lo que sale es aún mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *