Cyborgs y naves: Sci-Fi made en Bahía Blanca

Claro que en Bahía Blanca también se hace cine. Ayi Turzi pudo hablar con Cesar Turturro, quien se encuentra desarollando, entre otras cosas, el cortometraje Invasion 2040, en el cual Tomás, un adolescente, intenta encender nuevamente una vieja unidad cyborg N35, apagados desde la misteriosa desaparición de un grupo de ingenieros que incluía a su madre.      

 

Cine Fantástico y Bizarro: ¿Cómo surge la idea de Invasion 2040?
Cesar Turturro: Surge posteriormente a una carta documento que recibí después de hacer un fan film de Robotech que se llamaba Proyecto Valkyria. Recibimos un “cese y desista” que es como un pedido por parte de los dueños de los derechos que discontinuemos inmediatamente lo que estábamos haciendo. Habíamos realizado dos episodios, faltaba uno más. Tuvimos que dejar todo, no hubo manera de poder continuarlo.
Entonces decidí empezar un proyecto propio con personajes y diseños originales como para no tener problemas y buscar la veta comercial, poder llevarlo a serie o largometraje en una segunda etapa. Esto nace en el año 2014, cuando empecé a diseñar los personajes: el bueno, el malo, los aviones, los robots, que algunos se transforman, otros no. Mucho trabajo de diseño y modelado, pero es lo que nos gusta y por eso nos metimos en esto. Así nace un poco lo que es Invasion 2040, que primero se llamaba Ocassus, pero luego cree una historia alternativa porque Ocassus es un proyecto más grande, un largometraje que lleva otros tiempos, entonces Invasion 2040 es un cortometraje que se desprende de ese proyecto.

CFyB: ¿Cuáles fueron las principales dificultades técnicas?
CT: Al meternos en un género de ciencia ficción lo más complicado es cómo resolver los planos donde hay interacción real con animaciones y lograr cierto realismo. Es un desafío que hace años venimos intentando desarrollar, y cada vez vamos llevando a niveles más óptimos, logrando imágenes cada vez más realistas. Con el paso del tiempo fuimos desarrollando mejores texturas, eso llevó a que hoy podamos resolver prácticamente cualquier plano de los que escribimos en el guion o de los que se armaron para los trailers, en una calidad que realmente nos gusta y que a la gente también. Desde ya que no pretendemos competir con los grandes producciones de Hollywood ni nada por el estilo. Es un estilo propio se podría decir, una forma propia de realizar este tipo de planos y sobre eso estamos muy contentos porque desarrollamos una forma de trabajo óptima que podemos resolver con los equipos que tenemos, sin requerir inversiones millonarias de equipamiento ni grandes renders.
El resultado del trabajo son ya casi cuatro años de desarrollo de cada pieza que compone una animación, un plano dentro de lo que es la ciencia ficción es muy complejo, abarca desde el trackeo de la imagen hasta la composición, pasando por la iluminación, el render… es aburrido por ahí de contar pero cada pilarcito de esos lo fuimos optimizando para que en un tiempo lógico se puedan desarrollar planos. De todos modos, aunque lleva mucho tiempo, todo lo que está planteado en guiones y escenas son cosas realizables y estamos contentos porque hemos podido sortear ese paredón al que uno se enfrenta cada vez que va a llevar adelante una toma que incluye contenido de live action.CFyB:  ¿Cómo se conformó el equipo de colaboradores?
CT: Es un equipo con el que venimos trabajando incluso antes de la experiencia de Robotech. Amigos y gente que conozco en Bahía Blanca hace mucho, también en Buenos Aires, donde se realiza la parte de los doblajes y la musicalización. Así que se armo un equipo lindo, por ahora todos trabajamos a pulmón, por eso nos lleva tanto tiempo, cada uno tiene sus trabajos y sus ocupaciones. En el tiempo que nos queda libre nos ponemos a avanzar en el proyecto. Muchos de los que se unieron lo hicieron porque vieron el proyecto y se ofrecieron a participar.

CFyB: ¿Para cuándo planeas que esté terminado? ¿Hay algún recorrido de exhibición planeado?
CT: La idea es que esté terminado en los próximos meses, es muy difícil dar una fecha por justamente esto. No tenemos una dedicación full time y realmente tanto los planos como los efectos especiales llevan mucho tiempo. El equipo de animación es muy chico, ahora estamos en el desarrollo y optimización de los modelos para renderizado. Todavía nos están armando los planos y dándole los toques finales a los personajes para que cuando los metamos en las tomas tengan detalles, texturas y las tomas queden realistas. Así que la idea es un recorrido por festivales internacionales. Todavía no está planteado un recorrido de exhibición, cuando estemos mas cerca de la fecha de estreno lo diagramaremos bien, la idea es enviarlo a la mayor cantidad de festivales y muestras donde el cine de ciencia ficción sea de interés. Creemos que va a andar muy bien porque realmente nos gusta cómo está quedando.

CFyB: ¿Se hace cine de género independiente en la zona? ¿Hay algún tipo de “movimiento” de realizadores? (ciclos, intercambios, proyectos en común)
CT: Aquí en Bahía Blanca no he visto que se hagan muchas cosas. Uno cuando genera este tipo de proyectos encara algo de pronto más complejo, por lo que no se ve mucho. Realmente no sé si hay grupos que estén haciendo algo, yo no me he enterado.

CFyB: ¿Hay alguna época del año o zona dónde sea difícil / imposible grabar?
CT: No, aquí se puede grabar durante todo el año. La verdad que la zona donde vivimos tiene un clima muy variado, pero estamos muy contentos grabando acá porque hay muy buenas locaciones y eso nos permite en cortas distancias tener mucha variedad de paisajes y hay arquitectura antigua, moderna. La verdad que me gusta mucho grabar acá.CFyB: Aquí en Buenos Aires hay una oferta abrumadora de cursos y escuelas de cine ¿Cómo es la formación profesional allá?
CT.: Hay institutos pero no están especializados en ningún área en particular, son mas generales, con lo cual es complicado encontrar manos de obra, porque la mayoría de los que han estudiado acá ahora viven en Buenos Aires.
No hay  universidades pero también se entiende que en un pueblo más chico no se pueden ofrecer desarrollos muy puntuales, por la cantidad de gente que concurriría hay que ser más generalista. Por eso nosotros terminamos haciendo un poco de todo dentro del área de la animación. Hay que diversificarse para poder tomar más cantidad de trabajos y poder vivir de esto.

CFyB: ¿Hay en las producciones algún tipo de elementos regionales reconocibles o las inspiraciones vienen de otro lado (cine extranjero, series, etc.)?
CT: En mi caso siempre me gusta jugar un poco entre lo extranjero y lo local. En Robotech Proyecto Valkyria el protagonista es un piloto de prueba argentino y un científico:  mi idea es siempre mezclar lo regional dentro de un contexto más si se quiere de ciencia ficción global, como la mayoría de las películas y series que estamos acostumbrados a ver. No soy de contar una historia argentina, como que desde Argentina salga todo, me gusta mantenerme en algo un poco más global pero sí que tenga rasgos y cosas nuestras. Me gusta que haya protagonistas de diferentes países. En ambos proyectos tenía invasiones alienígenas que dejan al mundo destruido y los sobrevivientes se unen en nuevos ejércitos. No hay países así que lo único que nos queda es unirnos y combatir y eliminar la amenaza, con lo que se rompe el regionalismo o el localismo y terminamos estando unidos en un solo bando.

CFyB:  ¿Cómo se financian los proyectos? ¿Cuentan con algún apoyo oficial?
CT: No contamos con ningún tipo de apoyo oficial, es un trabajo hecho con nuestros propios recursos. Esperamos en el futuro contar con algún tipo de financiación pero es difícil lograrlo porque es un proyecto que es muy grande y llevarlo a números se hace complicado. Por ahora preferimos producir de modo independiente, pero en un corto plazo abordar un perfil comercial.Agradecemos a César por su tiempo, y, mientras esperamos con ansias su proyecto ¿qué mejor que seguir leyendo Cine Fantástico y Bizarro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *