Se viene La monja

Se estrena La monja (The Nun), la quinta entrega de “El universo cinematográfico de El conjuro” y Ayi Turzi aprovecha la excusa para proponernos un recorrido por las películas anteriores. Ya saben: curiosidades, data ñoña, hechos reales, esas cosas.

 

El inicio

En realidad si vamos al caso, El conjuro (The conjuring, 2013) no fue la primera aparición de los Warren en la pantalla grande. Ah, esperen, primero deberíamos comentar un poco quiénes son los Warren. Maldita ansiedad.
Ed y Lorraine Warren son una pareja de investigadores de lo paranormal, cuyas actividades comenzaron a principios de los 50. Ed nació en 1926 y además de escribir ficción se dedicaba a la pintura (¿vieron que la pintura de Valak en El conjuro 2 no era mera conveniencia del guión?). Experimentó fenómenos paranormales desde la primer infancia y conoció a Lorraine siendo acomodador del teatro colonial de Bridgeport. Combatió en la segunda guerra mundial y es el único demonólogo reconocido por la iglesia. Lorraine, cuyo nombre completo es Lorraine Rita Moran, nació en 1927 y desde pequeña podía percibir el aura de las personas. Ya casados, mientras Ed pintaba las casas que consideraban embrujadas comenzó a desarrollar sus habilidades como medium.
Han trabajado para instituciones de renombre, como el Massachussets Institute of Technology. Fundaron la sociedad de Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra y fundaron el Museo del Ocultismo, sito en Connecticut.
Uno de sus casos más conocidos fue la casa de Amityville, hecho que acumula una serie de películas al respecto.

 

El horror de Amityville

Sin ser técnicamente un cementerio indio, se dice que los nativos dejaban morir a sus pares moribundos en el lugar donde a fines de siglo XVII un tal John Catchum construyó la casa. Catchum habría dedicado su vida a los rituales y sacrificios y una vez fallecido, enterrado en el sótano y quemado con la propiedad, que habría sido reedificada en 1928 con la fachada tan característica que todos conocemos.
Vatias familias habitaron la casa por poco tiempo. Allá por 1974, más precisamente el 13 de noviembre, Ronald De Feo asesinó a sus padres y a sus cuatro hermanos a las 3.15am. Ed y Lorraine intervienen en la propiedad convocados por los Lutz, la familia que se mudó a la casa mas o menos un año después de la masacre.
El listado de películas que se desarrolla en Amityville es bastante abultado: trece películas entre 1979 y 2017, la mayoría de ellas directo a video. Y claro que otros casos menos conocidos de la pareja tambien fueron llevados al cine, como por ejemplo The Haunting in Connecticut (2009), que se basa en el caso de la familia Campbell, ayudados por los Warren en 1988 y The Haunted (1991), que es un TV film sobre los fenómenos registrados en la casa de los Smurl en Pennsilvanya. Aquí si aparecen los Warren: Lorraine es interpretada por Diane Baker mientras que Stephen Markle le da vida a Ed.

 

Annabelle

La muñeca real dista mucho de la popularizada por las películas. En lo personal considero a la real mucho más aterradora. Es una muñeca Raggedy Ann, muy vendidas en los Estados Unidos en los 50 y 60. Creada por Johnny Gruelle, tiene su origen en una saga literaria lanzada en 1918. La franquicia creció con el paso de los años: tuvo incluso una serie animada producida por los Estudios Fleischer (responsables por ejemplo de Popeye) en la década del ´70. Otra curiosidad es que la hija de Gruelle murió en el colegio a los 13 años por una deficiencia cardíaca tras ser vacunada contra la viruela sin consentimiento de sus padres, lo que generó que el creador del personaje se convirtiera en un militante anti vacunas, y la muñeca un símbolo del movimiento. (Y es aquí cuando pensamos cuán posible es que la posesión sea una mentira generada en función de reivindicar la tan necesaria vacunación infantil, ¿no es cierto? Podemos encontrar teorías conspirativas en todos lados).
En Amazon hay publicadas varias muñecas de diferentes tamaños. Asumimos (calculando a ojo) que la Annabelle del museo de los Warren mide entre 50 y 70 centímetros, con lo cual tiene un costo que va de los 60 a los 186 dólares.

Sobre el caso que involucra a los Warren, se dice que su dueña se llamaba Donna y era una enfermera que, en 1970, comenzó a notar que la muñeca que tenía en el departamento que compartía con su amiga Angie cambiaba de lugar. Después de una serie de eventos inexplicables, una psíquica les confirmó que la muñeca estaba poseída por el espíritu de Annabelle Higgins, una niña que habría perdido la vida en la misma propiedad a los siete años (lo cual colocaría a las explicaciones de cómo se vuelve maldita la muñeca en ambas películas en un campo cien por ciento ficticio). En ese contexto es que las muchachas contactan a los Warren, quienes se llevan a la muñeca y envían a un sacerdote que bendiga la edificación. Luego de este suceso es que el matrimonio decide guardarla dentro de una vitrina, con crucifijos y letreros que sugieren mantenerse alejado y, por supuesto, no tocarla.
Gerald Brittle en su libro The Demonologist: The Extraordinary Career of Ed and Lorraine Warren indica que Jason Bradford, un exorcista católico, tomó a la muñeca en sus brazos y se burló de su poder, pero sufrió un accidente en su vehículo al irse de la casa de los Warren un rato después de la broma. Las versiones del incidente que circulan en Internet aseguran, para darle dramatismo a la situación, que Bradford falleció en el hecho. Según Brittle el accidente podría haber sido fatal pues se trataba de una ruptura de frenos, pero el exorcista salió ileso.
Otro dato curioso, absurdo e innecesario es que Mia, la protagonista de Annabelle, en la vida real se llama Annabelle Wallis (¿Entienden? Una re coincidencia. Seguro es de sagitario).

 

El conjuro

La película se desarrolla en la Antigua Hacienda Arnold, propiedad de cerca de 80 hectáreas que estaba situada en la carretera Round Top (Rhode Island) y había sido construida alrededor de 1736.  Basada en los archivos de la familia Perron, quienes la habitaron a comienzos de la década del 70 y eran acosados por el espíritu de la supuesta bruja Batsheba Sherman, nacida en 1812, se centra en el incidente conocido como “El caso Harrisville”.
Batsheba habría arrojado una maldición sobre la propiedad, sobre la que circulan dos versiones. Una indica que Judson Sherman, su esposo, habría sacrificado a su hijo, luego de lo cual ella maldijo las tierras y se suicidó. La otra (que parece un poco más creíble, sobre todo teniendo en cuenta las acusaciones de brujería) indica que es ella quien intentaba sacrificar a su propio hijo al Diablo cuando su esposo la interrumpió. Al verse descubierta es que termina ahorcándose en un árbol, tal como cuenta la película. En esta segunda versión también se mantiene el tópico de la maldición, la cual se supone que recae sobre las madres, condenándolas a matar a sus hijos y suicidarse luego. Las acusaciones de brujería la vinculan con las Brujas de Salem y se basan en un juicio que atravesó, acusada de la muerte del hijo de una familia vecina que se encontraba a su cuidado y fue hallado con agujas de coser clavadas en su cráneo. Los Perron afirmaron que en algunas ocasiones se vieron también atacados con agujas.
El matrimonio de Roger y Carolyn se mudó a la propiedad en 1971, acompañados de sus cinco hijas y su perro. Los testimonios de Andrea, la hija mayor, de 12 años en ese entonces, indican que Batsheba atormentaba a Carolyn con el fuego, su mayor temor.  Andrea escribió House of Darkness, House of Light, libro donde cuenta la experiencia en detalle y que fue tomado como base para el guión de la película. Los Warren no lograron liberar a la casa de las presencias: todas las personas que intentaron habitarla posteriormente experimentaron diferentes sucesos. Según Andrea esto se debe a lo maligno de los espíritus que había en la propiedad, aunque Lorraine supo mencionar que el principal obstáculo fue la falta de fe religiosa de la familia.

 

El Conjuro 2

Está basada en el poltergeist de Enfield, pero también incluye elementos del caso de Amityville e introduce dos personajes con claras intenciones de spin-of: Valak (La monja, su película en solitario es la excusa para toda esta nota) y el hombre torcido, anunciada para 2019. Los Warren viajaron a Londres para asistir a una familia en la posesión de su hija de 12 años. Guy Lyon Playfair, quien participó de la investigación, ha comentado que se trató de un montaje del matrimonio. ¡Envidioso!
Peggy Harper, recién separada, se mudó con sus cuatro hijos a una casa en el norte de Londres. Instalados, empezó lo de siempre: ruidos, olores, objetos que se movían. Janet, la hija mayor, empezó a comportarse de modo violento, asegurando, con voz gruesa, que se llamaba Joe Watson. Mientras Janet estuvo en observación en un hospital los sucesos en la casa cesaron, reanudándose con su presencia. Es aquí cuando intervienen los Warren, quienes lograron sacar al demonio del cuerpo de la niña.
El caso había sido llevado a la pantalla con anterioridad, por ejemplo en 1992 en un falso documental de la BBC llamado Ghostwatch y en 2015 en la serie The Enfield Haunting, del canal Sky Living.

 

Y al fin: The nun

La monja indaga en los orígenes de Valak, el demonio que se manifestaba en forma de monja en El Conjuro 2. Y por supuesto no es un personaje inventado para la saga: ha sido nombrado en muchos libros antiguos de demonología. Se lo describe como un jovencito de aspecto angelical que monta un dragón de dos cabezas. Se dice que comanda más de treinta legiones de espíritus y que tiene el poder de comunicarse con las serpientes. El diccionario infernal, elaborado por Jacques Auguste Simon (Ocultista y demonólogo) e ilustrado por Louis Le Breton indica que se lo suele convocar para encontrar tesoros ocultos.
En la ficción es el demonio relacionado a las visiones de Lorraine en Amityville. Tanto la medium como el personaje cinematográfico hacen hincapié en lo intenso de esas experiencias: es lógico que se trate de un ente tan poderoso como para merecer una película propia. Aunque, y si, hay que decirlo, la película es la más floja de la saga. A nivel técnico se queda muy atrás de los movimientos de cámara o los ambientes sonoros generados por ejemplo en El Conjuro 2. Su valor pasa por cerrar una serie de eslabones que quizás, si viste distraído algunas de las otras películas de la saga, no notaste que no cerraban.

Bueno, este tema es en un punto inagotable, pero es tarde y tenemos miedo. Sí, miedo. ¿Ustedes no? ¿Qué es esa sombra parada ahí, detrás de ustedes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *