Solo: El juego de la franquicia

Admítanlo, luego de todo el affaire “Lord-Miller” y la llegada de un director de renombre como Ron Howard para rearmar la película en un año, todas las apuestas estaban en su contra. Pero como bien afirma Han Solo en la trilogía original: “Nunca me hables de las probabilidades”, porque el estreno de Han Solo: una historia de Star Wars nos lleva nuevamente a una galaxia muy lejana para hundirnos en el lodo de toda una parte de este universo que desconocíamos. Y se agradece.

¿Qué cuenta la película? Han (Alden Ehrenreich) y Qi´ra (Emilia Clarke) viven en una de las peores favelas de todo el universo: Corellia, una suerte de agujero de supervivencia rodeado por mafiosos y las fuerzas del Imperio. Han logra una ventana, una oportunidad para escapar a una mejor vida, y lo va a hacer acompañado. Pero todo sale mal, y Qi´ra queda atrapada de un lado del muro y Han promete convertirse en piloto para volver y rescatarla.Básicamente, somos testigos del crecimiento de un personaje mítico y épico desde su tierna adolescencia (siendo milicia del Imperio, para ganar dinero y conseguir la nave que le permita despegar de esa pesadilla) hasta el punto de quiebre y descubrimiento de su profesión: Han Solo será el más grande de los piratas espaciales. Un pirata con corazón.

Y precisamente eso ofrece Alden Ehrenreich, actor que mirábamos de reojo debido a la estrategia de marketing de casi no mostrarlo en todas las piezas de comunicación de la nueva película de Disney. Alden se pone la camiseta y construye su visión de Solo que remite mucho a Harrison Ford, pero a la vez le entrega una nueva impronta; difícil entender la razón de esconderlo.El grupo de forajidos que acompañan a Solo conforman una estudiantina definida y con personajes en el claroscuro: Woody Harrelson la sigue rompiendo toda en un papel de mentor (como el desconfiado Beckett), Thandie Newton entrega un riguroso girl power como Val; y luego a quienes vinimos a ver: Donald Glover como un seductor Lando Calrissian y el querido Chewbacca (esta vez interpretado por un altísimo Joonas Suotamo). Tres personajes más suman a la trama: la ya nombrada Qi´ra, que demuestra que la Madre de los Dragones está para la pantalla grande, Paul Bettany como un villanísimo Dryden Vos, y la voz de Phoebe Waller-Bridge para el androide L3-37, una de las grandes sorpresas de la película, una revolucionaria y autoconsciente libertaria por los derechos de los androides, que a este servidor le recordó a Hermione en su lucha por la liberación los elfos domésticos.Acción, western espacial, traiciones, personajes de toda la galaxia y esa oscuridad recalcitrante que nos recuerda que estamos en el tiempo donde el Imperio maneja todo. Quizás lo más flojo se asoma hacia el final, cuando la película trata de calar en la mitología, teniendo la mayoría de edad y la capacidad emancipadora de contarnos una de las cientos de miles de historias de una galaxia muy, muy lejana…

por Elian Aguilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *