The craft legacy: Legado de sangre

por Santiago Gonzalez

En 1996 se estrenó The craft, una película que rápidamente se convirtió de culto por mezclar jóvenes brujas vestidas como metaleras, por tener a Neve Campbelly Skitt Ulrich, astros de Scream como protagonistas, y en especial por presentar a la actriz FariusaBalk cuyo look, similar al de Tim Curry en The Rocky Horror Picture Show, quedo grabada en la retina de la cultura pop, al punto de ser lo más recordado. Esta película fue dirigida por AndrewFleming, director del montón que sin embargo tiene en su haber varias buenas producciones, como por ejemplo la terrorífica Bad dreams (1988) y la muy graciosa Dick (1999).

De entrada hay que reconocer que aunque The Craft no es una mala película, tampoco es excelente, así que la noticia de una secuela producida por la compañía Blumhouse dejó a todo el mundo perplejo, sobre todo por lo extraña e innecesaria decisión ya que no se trata de una película muy conocida como para justificar una continuación.

The craft: Legacy es parte de esta moda de presentarse como una secuela siendo en realidad un reboot. La historia es similar Lilly (Caili Spaeny) se muda con su madre (Michelle Monaghan) a la casa de su nuevo novio (David Duchovny) quien tiene tres hijos varones. Si se siente incómoda ahí, la cosa empeora cuando llega a la nueva secundaria y le comienzan a hacer bullying los compañeros varones, pero todo cambia cuando conoce a tres chicas que son en realidad brujas.

Así como la original se trataba de una película adolescente que trabajaba problemáticas de secundaria, a la vez que no olvidaba que era una de terror, esta película hace lo mismo pero desde otro ángulo para las nuevas generaciones. Los conflictos que acarrean estas chicas son distintos a los de la película de los noventa. Apoyan a una de ellas cuando tiene menstruación, defienden a otra cuando es atacada, comparten gustos generacionales, se vengan de un personaje que es machista y hasta pelean contra el patriarcado. Hay también una bienvenida diversidad (hay una chica de color, una trans, un chico gay) que no estaba del todo presente en la película original. E incluso más allá de una pelea que se resuelve fácilmente se trata de un grupo de mujeres muy unido. ¿Y la magia? Esta se ve atravesada por la lógica del cine de superhéroes e incluso hay hasta una sutil referencia a Dragon Ball, lo cual puede resultar bastante chocante, en especial para los fans de The Craft del 96. En ese sentido está alejada de la oscuridad y terror que rodeaba a su antecesora y se acerca más a una película adolescente, de ahí que predominen los espacios iluminados que no dejan espacio para lo tenebroso. The Craft: Legacy no es de terror, es una película de fantasía. Debido a esto no es ilógico emparentarla con la Black Christmas del 2019. Ambas exponen la incomodidad de las mujeres ante un mundo dominado por hombres quienes están vistos como enemigos y que, en la mayoría de los casos, son de hecho enemigos. Ninguna de las dos busca la sutileza, deja su mensaje claro e incluso en el apartado visual son similares y podrían estar dirigidas por la misma mujer.

En este caso la película fue escrita y dirigida por ZoeLister-Jones, guionista de vasta trayectoria en el cine independiente y en la televisión, en especial por dirigir y co-protagonizar la sitcom Life in Pieces. En cuanto al reparto más allá de Duchovny (muy alejado de sus épocas de X-files) y Monaghan, se tratan de caras relativamente nuevas que cumplen convincentemente con sus personajes y logran empatía. También hay una sorpresa para todos los fans de la película original, es por eso que se recomienda no ver el tráiler.

The craft: Legacy va a generar una grieta, ya que su tono y muchas de sus decisiones van en contra de la anterior película, pero a la vez es un exponente que capaz disfruten las nuevas generaciones, así como lo fue aquella obra dirigida por Andrew Fleming, quien acá oficia como productor ejecutivo. El tiempo dirá qué lugar ocupa y si es digna de convertirse en un objeto de culto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *