The Haunting of Bly Manor (2020): Una vuelta de tuerca al terror.

Por Florencia Zambrano

El nueve de octubre llegó a Netflix una nueva entrega de la serie «The Haunting”, en esta ocasión con The Haunting of Bly Manor, sucesora de The Haunting of Hill House de 2018. Ambas temporadas están a cargo del director Mike Flanagan, ya conocido por su gusto en adaptar obras de terror, de preferencia aquellas con un tinte psicológico y paranormal, como por ejemplo Doctor Sueño (Dr. Sleep, Sleep 2019) o El juego de Gerald (Gerald’s Game, 2017) las dos películas basadas en libros de Stephen King. Desde luego, la realización de las temporadas también está basadas en libros, aunque de forma bastante libre. En cuanto a Bly Manor el realizador se inspiró en The Turn of the Screw (Otra vuelta de tuerca) de Henry James, publicada en 1898.

Dentro del reparto encontramos rostros ya conocidos, que participaron de Hill House y como ambas historias no se relacionan entre sí, se puede jugar con esta repetición de actores y hasta ver nuevas facetas en sus interpretaciones de personajes. Encontramos en el papel protagónico a Victoria Pedretti como Dani, la acompañan Oliver Jackson-Cohen (Peter Quint), Carla Gugino y Henry Thomas (Henry Wingrave), entre otros nombres que empiezan a resonar fuerte.

Sinopsis

Sin ánimos de llegar al spoiler, podríamos resumir la historia de The Haunting of Bly Manor de la siguiente manera:

La joven maestra Dani decidida a cambiar de aire y dar un rumbo distinto a su vida se postula como niñera e de dos pequeños (Flora y Miles), que desgraciadamente han sufrido la muerte de sus padres a temprana edad y a su vez, transitan su más reciente pesar, la muerte de su ultima institutriz. Los niños viven en una antigua mansión familiar que su tío (Henry) y tutor legal designó como hogar para ellos, siendo acompañados por un ama de llaves, un cocinero y una jardinera. Finalmente Dani convence al tío de los purretes que ella es la adecuada para cuidarlos y enseguida se muda a Bly  Manor junto a Flora y Miles. Lo que Dani no esperaba era encontrarse con un ambiente sombrío que no solo la acecha sino también le muestra los horrores que allí sucedieron. Pero ojo al piojo, los fantasmas que habitan en la mansión no son los únicos que la atormentaran, Dani carga su propia oscuridad.

¿Garpa o no garpa?

Realizando una necesaria comparación entre la primera temporada y la segunda, llegamos a la conclusión de: ¿Usted no aprende, verdad? Pero ¿Por qué? La respuesta tiene su raíz en que el producto se presenta desde el género de terror, pero ya desde la primera entrega sabemos que el juego es otro. La serie va más allá y se permite inclinarse por temas terrenales. Una mezcolanza de drama, traumas, culpas. En The Hunting of Bly Manor se repite la misma fórmula, incluso más edulcorada. Al margen de los fantasmas y el terror que supone enfrentar la muerte, descubrimos al correr de cada episodio una historia de amor que, según la mirada de cada espectador o bien puede generar empatía o puede resultar meloso, e incluso no destacar de cualquier otra historia que podríamos ver tranquilamente en una película aparte y no como pieza de la trama de Bly Manor. En cuanto al ritmo de la serie, nuevamente debemos apelar a una comparativa entre ambas entregas, debido nada más y nada menos a la forma de introducirnos a la historia de cada mansión y familia para luego desarrollar cada personaje, ensamblando su rol en dicha historia. De esta manera puede perderse bastante el foco de la historia central, suponiendo un esfuerzo extra al espectador que se ve en la tarea de ir recordando y atando cabos con respecto a episodios anteriores. El final podría resolverse de mil maneras, pero le dieron un cierre acorde al drama que mantiene en la construcción de la temporada.

Hay que poder iniciar el recorrido con la certeza que esta serie antológica no es meramente de terror. Si bien todo pasa más lento que en Hill House, tiene momentos que destacan y mucho, lo cual resulta un tentempié para seguir esperando algo más suculento ¿Se llega realmente a tener un festín? bueno, eso lo dejo a su criterio, pero definitivamente merece la pena darle una oportunidad. Si podemos dejar algún que otro prejuicio de lado es probable que sea objeto de disfrute.

Dato extra: La obra literaria de Henry James, es un tanto más compleja y retorcida de lo que podemos ver en la adaptación a cargo de Flanagan, y tuvo reiteradas adaptaciones a la pantalla. La más reciente se estrenó a principios del 2020 bajo el nombre de: The Turning de la directora Floria Sigismondi. Así que si se quedan manija con la serie, ya saben qué buscar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *