The midnight hour (1985) – Terror en TV

Caso raro el de las películas de terror hechas para la televisión. A simple vista parecieran estar tapadas por los grandes clásicos de cine de género, pero cuando se entra en su mundo se puede encontrar una infinidad de grandes obras que muestran a directores que usaban las limitaciones impuestas por los canales a su favor. En estas películas había poca y casi nada de sangre, no había desnudos, y a veces debido al bajo presupuesto las historias se resolvían en pocos escenarios. Pero todo eso era suplantado con imaginación por parte de los realizadores que lograban climas terroríficos y nunca perdían el ritmo. El caso más emblemático, es el de Duel (1971) de Steven Spielberg. Pero el que se convirtió en el maestro del terror para la televisión fue Dan Curtis con títulos como Trilogy of Terror (1975) y Dead of Night (1977).

The Midnight Hour (1985) tiene un concepto increíble. Todo un cementerio es revivido luego de que un grupo de adolescentes, entre los que se encuentran los descendientes de una bruja y su ejecutor, leyeran un manuscrito. Entre la variedad de criaturas que despiertan hay muchos zombies, un asesino serial, un hombre lobo y una porrista que quiere hacer de todo en la única noche que le queda.

The Midnight Hour es una comedia, de esas que tienen como influencia el video musical Thriller de Michael Jackson. O sea hay terror, pero no van a encontrar algo ofensivo porque todo apunta al público juvenil. Aún así algunas escenas, sobre todo las del cementerio, tienen un clima mórbido y sucio y algunos movimientos de cámara que parecieran estar inspirados en Evil Dead (1981) de Sam Raimi.

La relación entre Sandy (Jonna Lee), la porrista que volvió de la tumba, y nuestro protagonista Phil (Lee Montgomery) es el aspecto más conseguidos por el guionista Bill Bleich. Esto se debe a la construcción de estos dos personajes. De ella sabemos que quiere hacer las cosas que no pudo, de él que es un nerd que la chica que le gusta no le presto atención. Los unirá un auto similar a los de la década del 50 que tendrá su importancia en el clímax. Hay algo de nostalgia y de impedimento de destino que vuelve melancólica a esta pareja y que genera que se quiera ver más sobre ellos que sobre el resto de los personajes.

Hay incluso un chiste muy gracioso en su segundo encuentro. Sandy descubre que Phil está escuchando un cover de Sea of Love, a lo cual ella le pregunta porque hacen remakes de cosas viejas si le quitan todo lo bueno. Una queja que al parecer viene desde la década del 80.

Si bien la película se sigue con simpatía no es perfecta para nada,  y esto tal vez tenga que ver con que sus responsables no se toman en serio al género. Sus fallos son evidentes. Entre ellos que la bruja se comporte más como un vampiro y que, a pesar de venderse como la villana, pierda protagonismo, aunque es interesante la idea de poner a un personaje de color como el malo, algo impensable hoy en día.

La mayor parte de la acción se pierde en personajes festejando en vez de mostrar escenas de terror, aunque esto derive en la escena más recordada, esa en que todos empiezan a bailar una canción, obviamente imitando a Thriller, lo gracioso es que parte de los bailarines habían participado en dicho video.

The Midnight Hour fue dirigida por Jack Bender, un director con una larga trayectoria en la televisión, filmó episodios de Games of Thrones, hasta Mr. Mercedes, pero que será siempre recordado por haber dirigido Child’s Play 3 (1991), la de Chucky en el ejército.

Interesante también son los actores que aparecen. Entre ellas DeDee Pfeiffer, la hermana de Michelle, que aparece disfrazada de David Bowie. También hace un cameo Kurtwood Smith, el villano de Robocop (1987) antes del clásico de Paul Verhoeven y  no haciendo alusión alguna a La invasión de los usurpadores de cuerpos (1955).

The Midnight Hour es una esas películas que se ven y se piensan que no le vendría mal una remake. Pero funciona en una doble función con un capítulo de Escalofríos. También dada su accesibilidad sirve para entrar en el increíble mundo de las películas de terror hechas para la televisión.

por Santiago Gonzalez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *