The Son: La historia se escribe con sangre

Un joven muchacho recorre las cercanías de un río, cazando la vida salvaje que lo rodea, al mismo tiempo que es observado por una tribu indígena. De esta manera comienza The Son, la nueva serie de AMC que llega a América Latina a partir del 22 de octubre a las 22 horas. La primera escena de la serie, basada en la novela de Philipp Meyer, marca el tono y el trasfondo de una lucha eterna por la propiedad de las tierras.

La historia se centra principalmente en la figura de Eli McCullough (Pierce Brosnan), un viejo coronel texano sin escrúpulos que, en tiempos de crisis, continúa aferrado a la idea de proteger su rancho en torno al negocio petrolero. Algo que recuerda en gran parte al personaje de Daniel Day Lewis en Petróleo sangriento (There Will Be Blood, 2007).

La serie en cuestión desarrolla muy bien el trasfondo de cada una de las acciones tomadas por Eli, a la vez que les da mayor significancia gracias al uso de flashbacks para contar la historia de formación en un torno salvaje que, cincuenta años más tarde, es aplicado al mismo nivel en el mundo moderno de las negociaciones donde la violencia es el lenguaje de cada día.

El negocio familiar de los McCullough, las asociaciones y rivalidades con otros ranchos del sur de Texas, y las apropiaciones de territorios le brindan a la historia distintos escenarios en los cuales se exterioriza en pantalla los hechos de racismo y tiranía sobre los que se erigió la historia de los Estados Unidos. Algo que, con las dos líneas narrativas que utiliza la serie, logra enfocar la misma problemática desde distintos ángulos, como lo es la lucha y el genocidio de indígenas, como también la discriminación y la apropiación de tierras que sufrió el pueblo mexicano en manos del país vecino.

La nueva producción de AMC resulta ser una propuesta de más interesante, la cual deposita su atención en el lugar correcto y que, centrándose en un período histórico de comienzos del siglo XX, conforma y resignifica su relevancia con el tiempo presente. Una forma de revisitar la historia en pos de notar como ésta tiende a repetirse. Ningún tiempo pasado fue mejor, pero se puede aprender de ello y ese es el lugar de importancia que puede llegar a ocupar The Son en la pantalla… si el público lo acompaña.

por Nicolás Ponisio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *