Triangle: No entres ahí

El director inglés Christopher Smith se hizo conocido en el 2004 por su opera prima Creep, esa donde Franka Potente se quedaba atrapada en un subterráneo londinense y una criatura la perseguía. Esa película, chiquita y simple, presentaba a un realizador que claramente amaba al cine de terror, en especial el de la década de los setenta, a la vez que entendía que hacía de interesante a ese cine. Su siguiente trabajo sería una comedia negra llamada Severance (2006) también en tono con el viejo cine con el que había crecido.

Triangle es la obra maestra de Smith, su cumbre y también su declive, después de eso dirigió dos películas olvidables y se dedicó a trabajar para la televisión. Una lástima ya que junto a Neil Marshall (Dog Soldiers, The Descent) fueron los representantes del terror ingles en una época en donde el cine estaba mirando a sus influencias y trabajándolas en nuevas formas.

Triangle es un slasher, pero no uno del montón, sino uno que mediante el ingenio busca una contar una historia y no quedarse solo en muestrario de crímenes y homenajes como ocurrió con muchos exponentes del slasher de mitad de la década del 2000. Jess, una chica que tiene muchos secretos ocultos, decide viajar en yate con varios amigos. Luego de haber quedado a la deriva por una tormenta eléctrica, divisan un barco abandonado al cual se suben. Apenas lo hacen descubren que no hay nadie en dicha embarcación, o eso parece porque alguien los empieza a atacar. Alguien que podría estar ligado a Jess.

El amor de Smith por el cine de terror queda en evidencia al ver el disfraz del villano que remite al de The Town That Dreaded Sundown (1976) que a la vez fue la principal influencia del look de Jason Voorhees en Friday the 13 Part 2 (1981). De las películas de barcos fantasmas también se agarra Smith, sobre todo del clásico Death Ship (1980). La intriga que generan estas historias suelen ser el punto fuerte y esta no es la excepción. La primera mitad, más anclada en presentar a los personajes, desarrollar sus relaciones y luego mantener el misterio de lo que está ocurriendo esta tan bien trabajada que uno espera que nunca se revele nada. Pero su director lo hace y contrariamente a lo que puede suceder en otros casos, triunfa. Primero porque va dando información de a poco, no tira todo de entrada. Y segundo porque cada descubrimiento es una sorpresa, a la vez que es tratada como el episodio de una serie que al final deja un cliffhanger, lo cual hace avanzar a la trama de manera fluida.

A esto hay que sumarle que su protagonista es Melissa George, conocida por su participación en la serie Grey’s Anatomy pero que tiene una larga carrera, o mejor dicho dio lo mejor de si misma en muchas producciones de cine de terror. Desde la remake de The Amityville Horror (2005), pasando por Turistas (2006), a 30 Days of Night (2007), y muchas más. Que ella tenga cancha dentro del género le juega a favor a Triangle, ya que la historia necesita de una actriz que entienda lo que pide el cine de género, que sepa lo necesario para ser un scream queen, y en especial que se lo tome en serio, que no sienta vergüenza o lo vea como un trabajito más. Melissa George le entrega su profesionalismo a la película.

Deambulando por ahí, en un papel secundario esta Liam Hemsworth. Si les suena el apellido es porque si, es el hermano de Chris, el actor que interpreta a Thor en el universo de Marvel. Liam también tiene su propia carrera, de hecho esta fue la segunda película en la que participo, luego saltaría a la fama por su participación en la saga Los juegos del hambre, por actuar en The Expendables 2 (2012) y en la secuela de Día de la independencia. Tal vez no sea igual de famoso que su hermano pero si es convincente en su papel, y su personaje no pide más que eso.

Triangle es, además de un gran un slasher, una película entretenida y original que no va a decepcionar al que la vea. También puede servir como puerta de entrada para ver los anteriores trabajos de Christopher Smith y rezar para que vuelva a dirigir una propuesta dentro del terror.

por Santiago Gonzalez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *