TU CARA ME SUENA: ADIOS A ROSARIO BLÉFARI

En esta ocasión, nos ocuparemos de una figura autóctona, que dejó su huella. Completamos este perfil, entrevistando al director de su film póstumo, Ezequiel Radusky. Todo esto nos lo detalla a continuación, nuestro amigo Diego M. Bravo.

Rosario siempre estuvo cerca

El pasado 6 de julio falleció víctima de un ataque cardíaco a sus 54 años la cantante, poetisa y actriz Rosario Bléfari,  a causa de una enfermedad con la cual venía luchando hace tiempo.
Emblema del rock under nacional y del cine independiente, Rosario nació el 24 de diciembre de 1965 en Mar del Plata.

Desde joven empezó a desarrollar su fase artística en la música, donde se destaco escribiendo y componiendo gran cantidad de canciones.

 Ya a sus 24 años lideró la mítica banda Suárez . Debutaron en 1989 y grabaron cuatro discos de estudio.
El grupo,  sentó las bases de un sonido único. Junto a su particular forma de  interpretar sus temas, la convirtieron en la musa indiscutible de rock independiente.
En el 2001, en la cima de la popularidad con el grupo, decidio separarse e inicio su carrera solista. Editó seis discos y un EP a lo largo de 17 años de carrera. Al mismo tiempo grabó con las agrupaciones indies Sué Mon Mont y Los Mundos Posibles”.
 También se destaca, dentro de sus múltiples inquietudes, la escritura de cuatro libros de poemas, dos  de cuentos y dos obras de teatro.

Filmografía seleccionada

AñoFilmDirector
1986Pobre mariposaRaul De la Torre
1988Lo que vendráGustavo Mosquera R.
1990Yo, la peor de todasMaría Luisa Bemberg
19951000 BoomerangsMariano Galperín
1998Silvia PrietoMartín Rejman
2013Los dueñosEzequiel Radusky y Agustín Toscano
2019Planta permanenteEzequiel Radusky

Antes de partir

Su film póstumo, se estrenó el pasado 29 de octubre en la plataforma de CINE.AR

Narra lo que sucede dentro de un ministerio, con un comedor que administran dos amigas que son empleadas de limpieza. Diversos sucesos a lo largo de la pelicula empañan esa relación.

Para saber más sobre Rosario y esta peli, entrevistamos a Ezequiel Radusky, su director y amigo personal de Bléfari.

CFyB: ¿Contanos sobre tu experiencia de trabajar con Rosario, luego de Los Dueños y cómo fue su actuación?

Ezequiel Radusky: Creo que Rosario Bléfari tiene que ser una actriz, estudiada por sus colegas. Ya que ella generó su propia escuela. No estudió actuación con ningún maestro. Creó su propia forma de actuar. Rosario fue poderosa y delicada. Fue una persona que aportó a la creación de la escena y los personajes. Tuvo una visión global de las obras. Siempre fue respetuosa y humilde. Disfrutábamos trabajando juntos. El realismo, que me interesó mostrar, a ella le encantó jugarlo a full.

CFyB: ¿Cómo llegó ella al proyecto? 

ER: Ella llegó, por ser mi amiga. Le pasé la primera versión del guion. Lo leyó y le encantó. Me manifestó de participar, en la película. Le encantó la idea, de lo que planteo en el film. Se sintió identificada.

CFyB: ¿Te quedó alguna anécdota o vivencia con ella, del rodaje?

ER: Trabajé cuatro años con ella. Y con la otra actriz, Liliana Juárez, preparando estos personajes. Juárez ganó el premio a mejor actriz, en el Festival de Mar del Plata 2019. Junto a Rosario, creo el código de actuación para la película. Y fue una experiencia muy gratificante. En el proceso, dimos clases de actuación. Juntos, afilamos la relación: actuación-dirección. Para no hablar tanto en el rodaje. Nos entendimos con la mirada.

Se vivió mucha paz, en el elenco. Primó el compañerismo, entre todos los actores. Y ella, fue una más. Rosario fue una artista distinguida. Mucha gente la conoció por su música y su literatura. En cine: por Silvia Prieto y Los Dueños.

 En síntesis, una artista multifacética. Admirada por sus compañeros de rodaje. Ella, se la pasó con su hija. disfrutó mucho ese momento. Pasaron tiempo en el camarín juntas. Leyeron y tocaron la guitarra. Y con esa paz, entró al set.  Todos los actores se reunieron con ella. Y entraron sin nerviosismo. Con perfil bajo. Así se trasmitió humanidad a los personajes y la historia. Tal como era el deseo de ella y mío. De lo que quisimos contar.

Por todo esto valió la pena conocer a esta carismática artista. La cual, en diversos ámbitos, demostró todo su talento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *