Verónica viene a asustarnos de la mano de Paco Plaza

La Posesión de Verónica (2017)

 

Título original: Verónica (España)

Dirección: Paco Plaza

Historia y guion: Fernando Navarro y Paco Plaza

Duración: 105 minutos

Género: Terror (Posesiones y demonios)

Una historia simple y espeluznante, trabajada con gran manejo desde la dirección, nos trae un terror español perfilado a lo mejor del año.

El argumento:

Inspirada en una historia real ocurrida en el barrio madrileño de Vallecas en los años 90.
La joven Verónica (Sandra Escacena) asiste como cualquier adolescente al colegio junto a sus hermanas. El fallecimiento de su padre la ha afectado mucho y por ello un día, junto a su mejor amiga Rosa (Ángela Fabián) y su compañera Diana (Carla Campra), realiza una sesión de Ouija en el sótano de la escuela. Las consecuencias posteriores al contacto con el más allá perseguirán a Verónica, quien deberá salvar a su familia antes que sea demasiado tarde.

Qué encontrarán en el cine:

El trabajo realizado en la dirección es sin dudas para destacar, hay planos con narrativa audiovisual implícita, secuencias con movimientos de cámara que generaran desesperación y temor en el espectador y una buena dedicación a los detalles que construyen todo el entorno a la vida y penurias de los personajes.
El guion trabaja sin huecos y notoriamente con un ritmo fluido y respeta cada paso de los conocidos “síntomas de posesiones” (elegir al ser más vulnerable, debilitarlo, poseerlo). La construcción de los personajes es natural y tiene un buen trabajo en los niños, cuyas apariciones aportan (sobre todo Antoñito).
La fotografía resalta logrados tonos fríos y exposiciones claras en la oscuridad.
El género está a flor de piel y nos sumerge bien en esa atmósfera del ocultismo y los peligros de hacer contactos con “el otro lado”.
Las actuaciones son impecables, con una protagonista sólida y empática, los nombrados co-protagonistas menores simpáticos e inocentes, y una Consuelo Trujillo breve pero como la atemorizante y sabia “hermana muerte”.
El acompañamiento musical es correcto.
Una película atrapante que nos pone al borde de la butaca. Amantes del género no la pueden dejar pasar.

Qué aprendí con esta película:

  • ¿Hay alguien con nosotros?
  • Yo te banco Antoñito, quién no mojó la cama.
  • Queremos spin-off de la Hermana Muerte agarrando de los cojones a los demonios.

Datos curiosos:

  • La película está inspirada en el famoso caso de Estefanía Gutiérrez Lázaro, una muchacha residente del barrio madrileño de Vallecas, a quien comenzaron a acontecerle extraños sucesos tras jugar a la tabla ouija con sus amigas. La historia, relativamente reciente, con pruebas y testigos disponibles, alcanza por su contexto una dimensión superior en su significado. Todavía sin una explicación lógica o científica, es uno de los episodios más relevantes de la parapsicología en España. Según se ha narrado, el origen del misterioso suceso remite al inicio de la década de los 90, cuando Estefanía, de 18 años, comienza a interesarse por el mundo del ocultismo. Dado que ya había participado en alguna ouija, organiza otra en su instituto junto a varias compañeras para contactarse con el novio de una de ellas, fallecido en un accidente de moto. Los problemas comienzan cuando la profesora las descubre y destruye el tablero contra el suelo. Entonces, la joven comienza a sufrir comportamientos extraños e inexplicables: convulsiones y alucinaciones, voces que la amedrentan. Nadie alcanza a dar un diagnóstico acertado sobre qué ocurre. Para quienes se definen creyentes, la chica de Vallecas ha sido poseída por el Mal.
  • El director Paco Plaza es reconocido por sus films El Segundo nombre (2002); OT: La película (Documental – 2002); Romasanta: la caza de la bestia (2004); Cuento de Navidad (2005); La multipremiada REC (2007); REC 2 (2009); REC 3. Génesis (2012).
  • Es el debut actoral para la protagonista Sandra Escacena (gran promesa).
  • La música presente es de la banda Héroes del Silencio. Se pueden ver también 2 posters y una remera que utiliza la protagonista en referencia a la banda.

por Gabriel Farisello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *