YO NO TOMO DROGAS, SÓLO MARIHUANA

Las stoner movies (o películas de fumetas, drogones, marihuanos, porreros, flipados, etc.) tienen como denominador común que están protagonizadas por personajes que rayan lo estrafalario, aunque no necesariamente han de ser unos marginados o gente iletrada. En ellas  tenemos retratados todos los estratos de nuestra sociedad contemporánea con un nivel de uso o abuso en diferentes grados pero que, en general, disfrutan de la marihuana y los alucinógenos, usándolos de una manera lúdica. Una de esas películas es Medio drogados (Half Baked, Tamra Davis, 1998) y Leonardo Barone se arma un finito para contarnos todo sobre este clásico.

 

STONER MOVIES

Durante los años treinta en EE. UU., la gran hipocresía de las películas con la fórmula del exploitation estaba en hacer creer al público que no perseguían el lucro, sino simplemente ilustrar y advertir a los adultos de los males que nos acechan. Si ciertas imágenes eran halladas incitantes o perturbadoras, su objetivo de «educar» les daba licencia para mostrarlas. Dwain Esper, responsable de Marihuana (1936), fue uno de los exponentes pioneros del exploitation.

El espectro de estilos e intenciones en los encuentros entre el cine y la marihuana es amplio. Tenemos burdas películas inscritas al exploitation temprano como Marihuana, la droga diabólica (Assassin of Youth, Elmer Clifton 1938), Wild Weed (Sam Newfield, 1949) y la obra de culto Tell Your Children (Louis J. Gasnier, 1936). El mediometraje panfletario como Marijuana (Max Miller, 1968), donde el cantante Sonny Bono pronuncia un alegato contra su consumo. Desconocidos filmes latinoamericanos como la argentina Humo de Marihuana (Lucas Demare, 1968). Durante la década del setenta  tenemos a Up in Smoke (Lou Adler, 1978) que nos presenta a una gran dupla del subgénero, Tommy Chong y Cheech Marin, los cuales participarían en muchas otras del mismo estilo. Documentales a favor de la legalización como Hempsters: Plant the Seed (Michael P. Henning, 2003) y Grass (Ron Mann, 1999). Comedias amables del cine masivo contemporáneo, como El jardín de la alegría (Saving Grace, Nigel Cole, 2000), Frontera prohibida (Homegrown, Stephen Gyllenhaal, 1998) y Medio drogados, la película que nos compete.

LA DIRECTORA

Tamra Davis empezó dirigiendo videos musicales para diversas bandas famosas como Depeche Mode, The Smiths, Faith No More, Sonic Youth y New Kids on the Block entre muchos otros. También dirigió una de las mejores comedias de Adam Sandler, Billy Madison (1995), antes de realizar esta película de fumetas de culto.

LOS SECUNDARIOS

Algo que siempre valoro de las películas son sus personajes secundarios. Cuando son buenos, pueden salvar una película, aún si los principales no lo son. Los hermanos Coen y los Farrelly son especialistas en ellos y nos regalaron miles de ellos durante todas sus carreras. Estos últimos dieron su primer papel en el cine al gran Harland Williams en su primera película Tonto y retonto (Dumb and Dumber, 1994) como el policía de carretera que toma una botella de meo. Volvería a actuar para ellos en Loco por Mary (There’s Something About Mary, 1998) haciendo otro secundario inolvidable, el autoestopista asesino serial de la frase “Cause you’re fuckin’ fired!”. En Medio drogados el personaje secundario que se lleva los laureles es El tipo del sofá (Steven Wright). Un hombre que aparece durmiendo en su sillón de la nada y que nadie conoce ni recuerda haber invitado, el cual sería imitado años después en la película Dude ¿dónde está mi auto? (Dude, Where’s My Car?, Danny Leiner, 2000).

LA HISTORIA

Un grupo de cuatro amigos sella su amistad para siempre al probar por primera vez la marihuana al comienzo de su adolescencia. Ya de adultos en una de sus reuniones clásicas para fumar mandan a uno de ellos en busca de comida para el bajón y ahí comienzan los problemas. Kenny (Harland Williams) alimenta con las provisiones de comida chatarra a un caballo policía celiaco provocándole la muerte. Es arrestado y su virginal culo corre peligro en prisión. Para salvarlo sus amigos deberán juntar mucho dinero para pagar su fianza. Como nadie tiene guita con sus laburos de mierda no se les ocurre mejor idea que empezar a vender marihuana robada en el laboratorio farmacéutico en el que trabaja uno de ellos. Lo que les traerá más problemas al tener que enfrentarse a su antiguo proveedor de droga Samson al que obviamente no le gusta la competencia.

RAZONES PARA VERLA

Uno de los escritores y protagonistas es el gran comediante de stand up, Dave Chappelle (otro gran secundario del cine que aparece en clásicos como Con Air, El profesor chiflado y Las locas, locas aventuras de Robin Hood, entre otras). También hay grandes cameos entre los distintos consumidores de marihuana. Podemos ver a Stephen Baldwin, Snoop Dogg, Willie Nelson, Bob Saget y hasta a un referente como Tommy Chong. Además la pelea final con las secuaces del narcotraficante esta musicalizada con la canción de peleas de la serie televisiva de Batman de Adam West. Por si todo esto fuera poco está disponible en Netflix.

Por Leo Barone

 

 

 

 

 

 

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *