Zombie 4: After death: Trash a la italiana

¿Por qué escribir sobre Zombie 4 y no sobre las tres anteriores? La respuesta es sencilla, porque no existe continuidad entre ninguna película de esta saga de zombies hechas a fines de los setenta y durante los ochenta en Italia. De hecho en realidad la mayoría solo llevaban ese título para poder ser vendidas en el mercado norteamericano ya que sus nombres originales eran otros. Lo único en común es que hay zombies.

Para entender esta loca historia hay que remontase a 1978 cuando en Italia se estrenó Zombi que en realidad era Dawn of the dead de George. A Romero. Esa versión era el corte de Dario Argento quien la había producido y quedado con los derechos para comercializarla en Europa. Zombi duraba cuarenta minutos menos que la original y fue durante mucho tiempo la versión que la mayoría de la gente vio. Entre ellos el productor Fabrizio de Angelis que le pidió un guion lo más rápido posible a Elisa Briganti y Dardano Sachetti para capitalizar el éxito de la película. Una vez ya hecho se le ofreció el puesto de director a Enzo G. Castellari pero este lo rechazo y el trabajo fue a parar a manos de Lucio Fulci, así salió Zombie 2 en 1979

El resto es historia. Con esta película Lucio Fulci se volvió famoso y lo llevo a dirigir tres películas más de zombies (Pánico en la ciudad de los muertos vivos, El más allá y La casa cercana al cementerio) las cuales suelen ser considerabas como sus obras más famosas.

Todos contentos menos Dario Argento que le inicio juicio a los responsables por haber plagiado el título y el hecho de que haya muertos vivos. El juicio no solo lo perdió porque no existen derechos para la palabra zombie sino que también creó una disputa entre Argento y Fulci que este último alimento.

Zombi 3 (1988) iba a ser una secuela directa de la anterior y Fulci la iba a dirigir pero por problemas de salud termino abandonando el proyecto a mitad de la filmación. Entra entonces dos de los nombres más polémicos del cine de explotación italiano: Bruno Mattei y Claudio Fragasso.

Este dúo infame trabajo durante una década ofreciendo películas consideras cine basura (trash) por sus bajos niveles de producción, a la vez que sus carreras en solitario también son algo que hay que ver para creer. Pésimamente dobladas, peor actuadas, con baches de ritmo y escenas ilógicas y efectos baratos. Si buscan cine trash en su máxima expresión vean las películas de este dúo.

Zombie 4 fue la opera prima de Fragasso, que la filmaba de noche mientras que de día ayudaba en la producción de Zombie 3, así que se pueden ver en una doble función, aunque la diferencia entre ambas es notoria. En una se nota que hay más trabajo en la puesta en escena mientras que en la otra apenas están bien pegados los planos. Buscar  las diferencias estéticas y hasta de presupuesto que hay entre una y otra es una de las cosas más divertidas si deciden hacer una doble función.

Zombie 4 en realidad solo se llamaba After death pero para poder venderse en el mercado norteamericano se la vendió como si fuera parte de una saga. La historia trata de un grupo de soldados que llegan a una isla donde hay zombies hace mucho tiempo. En esa misma isla aparecen unos misioneros, sin equipo y sin nada, que solo caminan por ahí. También hay otros personajes por ahí dando vuelta cuya única función es ser masacrados.

A favor de la película hay que decir que la acción nunca para. En menos de quince minutos los zombies ya mataron a diez personajes y algunos asesinatos son tan grotescos que llaman la atención de cómo lo lograron. Por otro lado los errores saltan a la vista, nunca se sabe cuánto tiempo paso de una acción a otra, y los zombies a veces actúan como tales, después como fantasmas y a veces como ninjas.

Otro aspecto a favor e interesante para discutir es la exacerbación de algunos personajes como el militar loco que le encanta la guerra o el protagonista que esta sin remera durante toda la película mostrando sus músculos pasados por aceite. Pero claro esto también parece ser una constante en mucho cine italiano de la época, tal vez una especie de burla hacia los estereotipos norteamericanos, una venganza por cómo fueron retratados más de una vez en el cine.

Pero lo más interesante es el tono que tiene esta y muchas películas de terror italianas. Hay una sensación de impedimento, de destino trágico que los protagonistas por más que peleen no pueden escapar. Uno se puede reír de lo berreta de estas producciones pero a la vez habría que remarcar que pasaba que todas terminaban mal. No importa si se es bueno, si es un personaje menor o anciano, al final algo peor que la muerte existe.

A Zombi 4 le siguió otra película llamada Zombi 5 (1987) cuyo título original es Killing birds y que debe ser la peorcita de esta saga. Apenas hay un zombie y la acción se pierde en personajes dando vueltas de acá para allá en una casa donde ocurren sucesos paranormales.

Si buscan divertirse un sábado a la noche pueden hacer una maratón de esta saga. Nunca aburren, a pesar de que la calidad baje película tras película. Zombie 4: After Death no para en ningún momento y tiene momentos increíbles, tengan en cuenta que su director es el mismo que dirigió Troll 2 (1990).

por Santiago Gonzalez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *