Expansivas: hermanas de armas tomar

Flavia intenta, no muy convencida, rehacer su vida lejos de su ciudad natal. Pero debe regresar a concretar un pequeño (y doloroso) tramite, convocada por su hermana Ana. Una vez juntas regresan a la casa de su infancia, donde descubren una serie de elementos que permiten completar un rompecabezas que compartían en silencio.

Expansivas pasó por la última edición del BAFICI y tendrá su estreno virtual en los próximos días a través de la plataforma Qubit.tv . Y es una película que logra ser muchas cosas. En primer lugar es la ópera prima como director solista de Ramiro García Bogliano, guionista de amplísima trayectoria, que había codigirido con su hermano Adrián Penumbra (2011). Toma elementos de varios géneros cinematográficos y logra combinarlos con precisión y sobre todo mucha fuerza. Hay en esa Flavia (una impecable Sara Hebe) algo de héroe de western: soledad, conciencia de no pertenecer al lugar donde pretende anclarse, un deseo permanente de justicia mezclada con venganza. Su hermana Ana (Martina Juncadella) en cambio, muestra una personalidad un poco más cauta y retraída, pero apura el paso para seguirla sin dudarlo. La dinámica entre las dos hermanas se ve enriquecida a partir de este contraste y en un cierto punto se vuelven una sola: la misión no va a resultar victoriosa si no trabajan en equipo. La dupla se complementa con el personaje de su tía, interpretada por Assumpta Serna, quien tiene pequeñas intervenciones que terminan siendo clave.

Expansivas logra, además, reversionar o actualizar un género a menudo bastardeado u olvidado, como el policial argentino de las películas de Desanzo o Aristarain. Esta camada de filmes, a menudo protagonizado por policías o detectives, donde la mujer tenía mayormente un rol secundario o pasivo, se inscriben de alguna forma en la obra de Bogliano, que rescata a esos personajes imperfectos pero llenos de determinaciones y los pone en la piel de dos mujeres que se mueven con la sororidad como hilo conductor, pero sin caer en ningún momento en la militancia feminista explícita. Esta sutileza, que además de lo temático se encuentra en algunos detalles de la construcción de la trama y de la dosificación de la información, es lo que permite que podamos identificarnos de entrada con las dos hermanas: tienen un profundo transfondo humano, son seres complejos y contradictorios como todos nosotros.

Hay también en ese sentido ideológico diría mucho de la “vieja escuela” de Paura flics. Es que los Bogliano ya a principios de la década del 2000 indagaban en temáticas como el aborto en “Habitaciones para turistas” o en el rape and revenge a través de “No moriré sola”. En cierto modo, Expansivas es una especie de rape and revenge, donde la victima principal ya no puede vengarse y el hecho de que alguien emprenda esta empresa ayuda a dimensionar el alcance real de un femicidio, planteándolo como algo social.

Los espacios también se sienten conocidos. Los identifiquemos o no de otras películas, los diferentes paisajes de la ciudad de La Plata se parecen a cualquier barrio que conozcamos, generando el mismo efecto que las calles que transitaban los personajes de Aterrados, de Demian Rugna: el horror está definitivamente más cerca de lo que pensamos, ecuación que también se ve reflejada en la resolución de la trama.

En definitiva, Expansivas es una películas más que recomendada. Tiene grandes dosis de acción y una trama que una vez que entrás te atrapa por completo, además de hablar con una sutileza por demás conviencente sobre problemáticas actuales.

Por Ayi Turzi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *