ZS Justice League: SnyderVision

por Elian Aguilar

Piña, patada, personajes cambiados, formato diferente, el traje negro, Darkseid y muchas cositas más. Finalmente se estrena el corte del director original de Justice League y Elian Aguilar la vio y te cuenta todo, sin spoilear… claro.

En 2017 llegó por primera vez a los cines la encarnación (algo retrasada, lo sabemos) del grupo de héroes más longevos del mundo de los comics: La liga de la justicia. Antes que la grieta vuelva a meter la nariz: sí, Los Cuatro Fantásticos… lo sé, pero ahí debería decir: “la familia de héroes más longeva del mundo del comic”.

La cuestión es que, debido al fallecimiento de la hija del director y su productora, tanto Zack Snyder (Watchmen, 300) como su esposa Deborah se retiraron del proyecto y lo dejaron en manos del director Joss Whedon (Buffy The Vampire Slayer, Avengers).

Cuando la película salió cosechó críticas negativas que hablaban de una falta de “visión” del director original, y un edulcoramiento de la historia en manos del nuevo director que se encargó de re-grabar varias cosas y darnos el peor efecto de un mostacho borrado que algún after effects pudiera entregar.

Zack y Deborah hicieron el duelo por Autumn y los fans de todo el mundo comenzaron a presionar en las redes sociales con el hashtag “Release the Snyder Cut” (liberen el Corte del director de Snyder). Al principio todo parecía una suerte de reclamo de esos que se hacen en twitter y no llegan a ningún lado, pero algo sucedió… el reclamo llegó a los oídos de quienes toman las decisiones, o tal vez los resultados de las siguientes películas de DC no colmaron expectativas, o Snyder hizo mucho lobby, o querían zafar de una demanda por los reclamos de maltrato durante las retomas de Whedon… lo cierto es que el 20 de Mayo de 2020, en una watch party de Man of Steel junto a Henry Cavill, Zack confirmó que su corte de la película iba a estrenarse en HBO Max durante 2021.

Y pasó un año en pandemia, y finalmente este 18 de Marzo se estrena en todo el mundo Zack Snyder´s Justice League.

Si no creías cuando Snyder dijo que sólo se había usado un 10% de lo que grabó para la versión de 2017, es cierto. Si había cosas que no tenían sentido y te preguntabas cómo habían dejado destruir un incipiente nuevo universo que de brillantes dividendos a las arcas de Warner, acá vas a encontrar la razón: la historia que el director original había planteado dura CUATRO HORAS. Sí, 420 minutos (y no, no voy a hacer chistes sobre la marihuana).

Primero se dijo que se estrenaría en formato miniserie en partes, y luego quedó el mamotreto que nos recuerda a esos bellos momentos viendo la versión extendida de la tercera parte de The Lord of the Rings. Y ayer, tuvimos la posibilidad de verla… allá vamos SIN SPOILERS.

¿Es otra película? TOTALMENTE. No sólo por el orden de las escenas, sino por la cadencia, dónde se pone el centro de la importancia de lo que se cuenta, o incluso por los diálogos donde se dice o se calla. Snyder vuelve a su amor por las escenas en cámara lenta y la música, pero que se estructura alrededor de 6 partes (cada una con un fondo en negro con las letras blancas cuál si fuera cine mudo), dónde al inicio de cada parte tenemos ese momento “musical”. ¿Las partes actúan como los episodios que iba a tener originalmente? No, ni loco… porque duran diferente cada uno, incluso las primeras cuatro partes toman la mitad de la película.

¿Hay más superhéroes? Si, hay. ¿Están bien integrados? Que se yo… puede gustarte o no, pero están a la orden de ese plan a largo plazo que se filtró y veremos si tiene razón de ser en el futuro (hoy aprendimos que TODO PUEDE PASAR). También hay personajes del comic como Ryan Choi (que tiene un papel MUY importante en la película, y en el corte original no aparece) o Crispus Allen (de Gotham Central, que durante un tiempo fue The Spectre).

Lo que más sorprende es LO CAMBIADOS que están tanto el personaje de Barry Allen (Flash) como Victor Stone (Cyborg), el primero oficiando más de corazón del grupo que de bufón pelotudo como en la versión de Whedon; el segundo siendo un sufrido y taciturno personaje, muy alejado de la cosa superheroíca de la versión 2017. Arthur Curry (Aquaman) está mejor trabajado y permite una transición más verosimil con su película en solitario (con la aparición de Mera y Vulko en varios momentos). Bruce y Diana (Batman y Wonder Woman) pierden mucho protagonismo, haciéndonos sentir que capaz UN POQUITO MÁS los podríamos haber visto.

¿Es muy violenta? Salvo momentos específicos de gente siendo arrojada a una pared y dejando un Pollock de hemoglobina, mucho no hay. Se permite más violencia en la pelea con Steppenwolf (el villano de la versión anterior, que ahora es más lugarteniente que antes) y algún que otro insulto. La escena de Wonder Woman en el banco es una muestra que, agregando un poco de picante, se puede hacer algo diferente.

Los efectos visuales están muy bien, salvo la escena de la batalla de las Amazonas con Steppenwolf, que se parece mucho a la original pero tiene problemas con los caballos y las acciones en movimiento. El resto de los efectos hacen olvidar la cara rara esa de Cavill con el bigote borrado.

¿Y Darkseid? Bueno, Darkseid es. Y su presencia flota alrededor de todo el relato, creando un amarre muy pronunciado con la versión Ultimate de Batman V Superman, película que se convierte en un must de visionado antes de ver Justice League.

Y el famoso traje negro de Superman que ya vimos en todos lados y qué no es más que eso… un cambio de outfit que significará quizás más en el futuro. ¡Ah! ¿Vieron que en el trailer aparece el Joker y tal? Bueno, hay que esperar bastante para eso, y la escena lo vale. Ahora, ¿no se siente muy diferente a su versión de Suicide Squad? Y su comentario… ¿no deja todo servido para la película de Flash que se viene?

Si son fanáticos y fanáticas, seguro se enteraron de los planes que tenía Snyder para una segunda parte A y B de Justice League; con la pesadilla volviéndose realidad y la conexión con el sueño que tuvo Bruce Wayne en Batman V Superman y varias sorpresas. Bueno, un elemento que aparece en pantalla cuando vemos a Lois Lane lo confirma.

Un espectáculo gigante, en un formato más 4:3 que el 16:9 que consumimos habitualmente. Al principio cuesta un poco pero luego se va naturalizando. Hay sorpresas, momentos de quietud, acción trepidante, easter eggs, mucha música, pero sobre todo una visión… la visión de un director que quería contar una historia y una tragedia personal le hizo perder el rumbo. Pero siempre hay revancha, y si Superman volvió de la muerte para renovar la esperanza, ¿no es una buena analogía para la historia de Zack y Deborah?

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *